Un problema más: Sin mano de obra en el campo

“Mucha gente abandona del campo y no vuelve. La gente calificada no se recupera más”, indicó Raúl Castañon, presidente de la FIAS (Federación de Instituciones Agropecuarias Santacruceñas).

El problema es regional y abarca a las provincias de Santa Cruz, Chubut y Río Negro, por lo que las federaciones rurales enviaron petitorios a cada uno de sus Gobernadores, en el que también destacan diversos inconvenientes propios de cada territorio.

Recalcó que “tenemos toda la voluntad de dialogar y aportar, no sólo estamos pidiendo, aparte estamos integrando una mesa de educación, porque nos interesa mucho la educación agrotécnica, ya que demandamos mano de obra calificada”, explicó en diálogo con TiempoSur.

Lana y sequia

A nivel nacional el conflicto con el Gobierno derivó en un paro histórico, cuando las federaciones agrarias solicitaron la derogación de la “125”, el que estipulaba altos porcentajes de retenciones a la producción. Paralelamente en Santa Cruz, los ruralistas debieron sortear dificultades en la que “se combinaron cuestiones complejas, como el clima y la crisis financiera internacional”.

Castañón dijo, la sequía que principalmente se focalizó en el departamento Deseado y donde se declaró la emergencia, aunque también fue propia de la región, fue uno de los principales problemas.

“Algo que también causó gran impacto fue la crisis financiera internacional, que hizo que se paralice el mercado de lanas, el de carnes y no había precios de referencia, lo que generó una caída en dólares del 50 % en algunas finuras de lanas y del 40 % para las normales, lo que impactó en la rentabilidad”, recordó.

Puntos pendientes

Fue durante el mes de mayo, cuando mediante una conferencia de prensa, la FIAS y la Sociedad Rural presentaron un petitorio de 9 puntos al Gobierno, entre los que se encontraba el aumento del impuesto inmobiliario de un 700% resuelto por el Gobierno provincial.

Sobre este punto, Castañón indicó que se propuso al Gobierno una recategorización, es decir, cada ruralista pagará el impuesto de acuerdo a su producción y ubicación, así como también, que las entidades rurales oficien de ente de contralor.

De dicho petitorio, Castañón señaló que quedaron pendientes algunas cuestiones, como el mejoramiento de las comunicaciones en el campo y viviendas. Comentó la necesidad de contar con más cupos para el subsidio del gas, porque estos están “atrasados”.

Detalló que, debería haber una regularización y normalización de los mataderos municipales, porque influye en la seguridad sanitaria, aspecto que la provincia debe conservar porque de “eso depende seguir exportando”.

Finalmente, sostuvo que el 2008 fue “un año difícil”, incluso el “más difícil de los últimos tiempos”.

Comentá la nota