"El Problema del gobierno es que busca el único sector que es realmente competitivo, para sacarle todo lo que puede"; aseguró el presidente de la Federación Agraría de Catamarca.

En dialogo con DiarioC, Jorge Tamagnini, presidente de la Filial Catamarca de la Federación Agraria Argentina, explicó que el conflicto del campo y el gobierno hay que solucionarlo mediante dialogo entre los actores sociales. “No se puede tomar políticas únicas en esta materia”.
Además, manifestó: “Yo creo que la crisis financiera internacional; a la Argentina, si tuviéramos una política económica, no le haría mayor problema; porque la Argentina es productora de alimentos a nivel internacional; si bien, los precios han bajado por la crisis financiera, no han bajado significativamente como el petróleo por ejemplo que de 120 dólares, 130 dólares el barril, se vino a 30 dólares el barril”.

“En cambio, la soja de 500 dólares la tonelada que llegó a valer, volvió a 300 pero la soja hace 4 años atrás valía 200 dólares la tonelada internacionalmente, entonces seguimos estando mejor que hace 5 años atrás, en precios relativos internacionales”; argumento Tamagnini.

Por otra parte, criticó la política del gobierno, al respecto declaró: “El problema lo tenemos con la política del gobierno nacional, que es una política de buscar el único sector que es realmente competitivo, sacarle todo lo que puede para mantener sus planes de desarrollo, sin darle nada al sector”.

Asimismo, agregó: “Sin jactancias el sector agropecuario es el sector más dinámico de la Argentina, es el sector que ha incorporado las tecnologías más importantes. Hoy Argentina es líder en el mundo de siembra directa, tiene una tecnología de punta que incluso está importando sembradoras de siembra directa, en lo que somos líderes de la producción de sembradoras de alta tecnología”; remarcó.

Más adelante, aseguró que la gran pelea que esta desarrollándose es redistributiva, donde el sector agropecuario le pide al gobierno que no les saque más porque no puede aportar más, porque se esta fundiendo y esta desapareciendo, le pide al gobierno que empiece a mirar otros sectores. “El gobierno nacional no toca la pesca, el gobierno nacional no toca la minería, no toca el sector financiero, este último no tiene impuestos, y es gravísimo porque no tiene regulaciones”; argumentó el presidente de la Federación Agraria Argentina de Catamarca.

Catamarca respecto a la producción

En el caso de la provincia explicó: “Ahí está el gran tema siempre, quien es el que triplica el precio, y es el exportador, no es el productor, aquí tenemos una dualidad importante, la soja se comercializa a 320, 350 dólares la tonelada a nivel mundial, tanto sea en Europa como en Estados Unidos, resulta que el productor hoy esta sacando 800 pesos la tonelada, 800 pesos en Puerto Rosario. Y, ese productor catamarqueño tiene entre 120 y 140 pesos entre fletes y comercialización por tonelada. O sea, que el productor catamarqueño, de los 800 pesos, le está quedando no más de 660, el resto se lo lleva la cadena de comercialización y los fletes. Distinto al productor que esta pegado al puerto, que tiene 20 o 30 pesos, la tonelada de flete. Ese productor que a parte tiene una tierra que produce 5 toneladas por hectáreas.

Mientas que aquí, se produce entre 2,500 o 3 toneladas por hectáreas. Aquel tiene 30 pesos de flete por tonelada y este tiene 130 de flete. Es decir, hay 100 pesos de diferencia por tonelada”; remarcó el representante del sector Agrario de la provincia.

“Esa es la diferencia, entonces esas son las cosas que nosotros le planteamos al gobierno. Y le dijimos al gobierno que no se puede hacer una política única para el sector agropecuario, porque el sector agropecuario en lo que hace a agro exportaciones, sale por Rosario o Bahía Blanca, son dos puertos. Sin contar que Rosario esta plagado de productores de soja nada más. Ese el gran problema que tiene el país, la Argentina es larguísima, entonces el productor cuando más se aleja del puerto más problema tiene, porque menos saca por el valor de la producción por eso pedimos que cambien la política”; aseveró Tamagnini.

Por último, afirmó que la retención del 35%, que luego la 125 la llevaba al 45%, que además tenía el componente de tener la medición flotante, o sea, que si el precio internacional crecía, la retención crecía, y el precio interno seguía siendo el mismo.

Comentá la nota