UN PROBLEMA QUE SE EXTIENDE EN TODA LA PROVINCIA Fuerte reclamo de seguridad, con corte de calle y pedido de intervención al Intendente

Es el primer corte de calles céntrico en reclamo de seguridad pública, luego de una serie de robos y roturas de vidrieras. Pero el pedido se expandió: los manifestantes no se limitan la problemática céntrica y quieren tranquilidad en toda la Ciudad. Fuertes críticas a la Policía, pero también a la Justicia y al poder político local. En la Cámara, un centenar de comerciantes le reclamó una reunión al Intendente, con carácter de “urgente”.
La manifestación espontánea de comerciantes que comenzó a gestarse en la mañana del miércoles –tras una nueva rotura de vidrieras- tomó por la noche un carácter amplio, en dos etapas: primero con un corte de la calle Necochea a la altura de Moreno, donde participaron desde niños a ancianos; y luego con un foro de vecinos en la Cámara Empresaria, que derivó en un muy fuerte alegato hacia el poder político local, la Justicia y la Policía, tal vez en ese orden.

La medida y el tono de la protesta de hoy puede medirse en su resultado institucional concreto: en la Cámara, se aprobó por unanimidad un reclamo “urgente” al intendente José Eseverri para que reciba a los vecinos e interceda ante la Provincia para que sean escuchados. Y el viernes habrá una nueva reunión para evaluar si el mandatario local y el resto de las autoridades con asiento en Olavarría dan alguna respuesta.

Desde la mañana, y con el correr de las horas del día, los ánimos de los comerciantes locales fueron del enojo y el hartazgo hasta otra emoción más parecida a la proximidad del temor: temprano, otra vidriera más amaneció rota en la esquina de Necochea y Moreno; a la tarde (y como se informa en esta edición en lugar aparte) un comerciante de autopartes de Necochea al 3300 (la misma arteria que se concentró contra el delito extendido), Héctor Reano, fue golpeado duramente para que entregara 300 pesos a los asaltantes.

Por eso la convocatoria de los comerciantes empezó muy tibiamente a las 19:00, con un puñado de personas (sobre todo mujeres, las más activas), que se juntaron en la esquina de la librería de Moreno y Necochea. Ya allí había alguna presencia política, sobre todo de la Coalición Cívica, pero a medida que pasaban los minutos se hicieron decenas: la mayor parte eran comerciantes de todos os rubros, en varios casos familias, chicos y personas mayores.

El reclamo es variado, pero se sintetiza en pocas frases, que varios de los manifestantes les trasladaron a infoeme.com: “tenemos miedo y se nota, y por eso abrimos cada vez más tarde y hemos unificado el horario para irnos: a las 20:30 nos coordinamos y rajamos todos juntos, para que no quede nadie solo y le pase algo; y encima la poca policía que hay, unas chicas que no pueden hacer nada, no sirve para dar seguridad”.

La concentración de hoy fue el resultado de una cadena de robos con rotura de vidrieras que lleva varios días en el sector. De a poco y cuando juntaron valor, los manifestantes fueron hasta el cruce de Necochea que va desde la pizzería a la casa de venta de celulares y allí cortaron el paso, dando lugar al giro.

No hubo incidentes a pesar de lo inusitado de la protesta en un lugar céntrico. Se batieron palmas y se cantó el Himno Nacional, y luego de unos cuarenta minutos de protesta buena parte de los asistentes se fue para la Cámara Empresaria, donde el reclamo tomó forma de foro público, con debate abierto.

Allí, además de 100 comerciantes y vecinos, había escasa presencia externa: apenas concejales de la Coalición Cívica (Franco Cominotto y Héctor Cavallieri) y de Peronismo de la Ciudad (Liliana Schwindt).

Pero sus intervenciones no fueron decisivas, más allá de un poco de “autobombo”. La palabra de los ediles fue escuchada con respeto pero no tuvo ni de cerca la influencia que ganó la intervención del comerciante de los rubros carnicería y gastronomía Eduardo Martínez: “¿qué esperamos, reunirnos en la cochería Blando cuando alguno de todos nosotros esté muerto? Vamos ahora que estamos todos vivos, pongamos lo que tengamos que poner y paremos la Ciudad o lo que se pero que nos escuchen y nos den respuestas ¿o vamos a esperar a que nos pase algo a nosotros o a alguno de los nuestro? Reclamemos la seguridad que tuvimos los que nos criamos en Olavarría, la teníamos en la década del 80”, fustigó.

Allí fue cuando terminó de prosperar la idea inicial que se maduró en la esquina de Necochea y Moreno, y que la mesa encabezada por Julián Abad (Cámara Empresaria), Iris Migliavaca (comerciante de Necochea) y Néstor Camplone (secretario de actas informal para anotar las conclusiones) lanzó al ruedo: pedirle al intendente José Eseverri una reunión “con carácter de urgente” para que reciba a los vecinos e interceda ante las autoridades provinciales para que nos den una respuesta.

El plenario (que fue una especie de foro de seguridad espontáneo) aprobó por unanimidad el pedido, con agregados: quieren una respuesta inmediata, tratarán de que el mandatario local reciba a una buena cantidad de vecinos para hacer oír todas las voces, se hará extensivo al Concejo Deliberante, policía y funcionarios judiciales y además el viernes a las 20:00 los comerciantes volverán a reunirse en la Cámara Empresaria para evaluar qué respuesta tuvo la carta.

Comentá la nota