“Es problema de ellos”

“Es problema de ellos”
Al ser consultado sobre el paro docente resuelto ayer por ATECA, sin concurrencia a los lugares de trabajo, el gobernador Eduardo Brizuela del Moral sorprendió con dos respuestas: “es problema de ellos” y “Hay que preservar la fuente laboral”. Se entiende que nuestros gobernantes deben asumir responsablemente a los problemas de la sociedad, y solucionarlos desde ya. La perdida de días de clase es grave en Catamarca. No parece ser esa la interpretación del primer mandatario.
Sobre la preservación de la fuente laboral, las palabras del mandatario podrían interpretarse, sino como una amenaza velada para los que decidan adherir al paro, como que se considera adoptar medidas tomadas por otras provincias para garantizar la iniciación normal del periodo lectivo.

Las declaraciones fueron hechas hace minutos, en la explanada de Casa de Gobierno, por el mandatario luego de que participara de la entrega de combis que se destinarán al transporte de niños especiales a las escuelas. Allí también se volvió a presentar ante la prensa, por segunda vez, un aula móvil, equipada con equipos de computación, presentada por primera vez el día 7 de diciembre de 2007.

Al ser requerido por la prensa apostada en el lugar, el primer mandatario se refirió sobre varios temas, entre ellos la posible venida de la presidenta Cristina de Kirchner, la remisión de fondos nacionales y el eterno conflicto con la docencia local.

Sobre la venida de la Presidenta Kirchner, Brizuela del Moral advirtió que si viene institucionalmente accederá a recibirla, si viene por fines políticos no.

Sobre la relación con el Gobierno central, el primer mandatario ratificó que la remisión de fondos coparticipables es absolutamente normal, que si está retrazados fondos derivados de acuerdos extras que se firmaron oportunamente, que llegan para atender programas nacionales y fundamentalmente obras. Al respecto que confirmó la llegada de los fondos provenientes de un Programa de Asistencia Financiera, retrazado desde el 2007.

Comentá la nota