Por un problema en la carótida, operaron a Kirchner de urgencia

Se indispuso por la mañana en Olivos. La intervención fue a la tarde, en un sanatorio de Palermo. "La operación fue un éxito", aseguró el cirujano que hizo la intervención. Y señaló que el ex presidente estaría internado hasta mañana.
El ex presidente Néstor Kirchner fue operado de urgencia ayer por la tarde ante una obstrucción en la carótida derecha, una de las arterias encargadas de transportar la sangre con oxígeno y nutrientes al cerebro. La intervención se realizó en el sanatorio Los Arcos, en Palermo, duró poco más de una hora y "resultó exitosa", según el parte médico oficial. Kirchner permanecería en terapia intensiva por 48 horas.

Este nuevo capítulo de la salud de Kirchner fue mucho más breve que su afección gastroduodenal de 2004 ya que duró menos de una jornada desde que se detectó el problema hasta su entrada al quirófano. Pero, por el peso del ex presidente en el esquema de poder, fueron horas muy intensas y movilizantes para el Gobierno. Y por razones lógicas, el episodio fue en especial preocupante para la presidenta Cristina Kirchner y los dos hijos del matrimonio gobernante, Máximo y Florencia, que acompañaron a Kirchner y permanecieron en una suite privada durante la operación.

Kirchner estaba en Olivos a la mañana cuando empezó a acusar síntomas de que algo andaba mal. De acuerdo con el relato que hizo un ministro a Clarín, fue mientras hacía su rutina diaria de caminata en la cinta, cuando empezó a sentir un adormecimiento en la mano que se extendió a todo el brazo izquierdo --en fuentes del PJ circuló otra versión más dramática, que hablaba de un desvanecimiento en la bañera--. Pasado el mediodía, se decidió llevar a Kirchner a la Clínica Olivos, donde se le practicaron varios estudios. A las cuatro de la tarde, ya con el diagnóstico hecho, el subdirector de la Unidad Médica Presidencial, Marcelo Ballesteros, contactó al cirujano Víctor Caramutti, un reconocido especialista que trabajó treinta años junto al fallecido René Favaloro. Sin pérdida de tiempo, a las cinco Kirchner fue internado, y a las siete entró al quirófano.

Caramutti explicó al término de la operación que el ex presidente "tenía una placa complicada" que debió ser removida de la carótida, pero remarcó que en pocos días podrá volver a su "vida normal".

En declaraciones al canal C5N, Caramutti dijo que fue una operación "de rutina" y confirmó que Kirchner había tenido temprano síntomas "en el miembro inferior y superior izquierdos" (pierna y brazo) lo que derivó en los estudios y la intervención. "Está en perfectas condiciones ahora la carótida", y añadió que Kirchner (de 59 años) salió "totalmente lúcido" y "agradecido" de la operación. Cuando le preguntaron si alguna vez había operado a un personaje de tal importancia, dijo que había tenido pacientes "tanto o más importantes" y mencionó a Fangio y al almirante Isaac Rojas.

El Gobierno buscó quitar dramatismo al episodio. Ya corría fuerte el rumor de la internación cuando después de las cinco se difundió el primer comunicado oficial firmado por el doctor Ballesteros. Decía escuetamente que Kirchner había presentado "durante la mañana, un cuadro clínico causado por una patología de su arteria carótida derecha que requiere tratamiento quirúrgico. Por tal motivo será intervenido (hoy)".

Cristina arribó al sanatorio un rato después que su marido. Luego lo hizo Luis Buonomo, jefe de los médicos presidenciales, de confianza de los Kirchner. Estaba el subsecretario de Medios, Alfredo Scoccimarro, que piloteó la comunicación oficial. Kirchner ya estaba en la sala de operaciones cuando entraron el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, y el secretario de la Presidencia, Oscar Parrilli.

Pero los Kirchner quisieron privacidad. Los ministros entraron en vendaval sólo cuando finalizó la operación, y con expresiones optimistas. En la puerta de Los Arcos ya se habían juntado varias decenas de militantes kirchneristas para hacer "el aguante" a su jefe. Llegó Luis D'Elía. A la medianoche, la Presidenta y sus hijos seguían en la suite, y al parecer iban a pasar la noche allí, cerca de Kirchner.

Comentá la nota