Con el problema del campo ''se perdió el último viento favorable para la Argentina''

El contador Ricardo Solé se refirió al panorama económico a nivel local, provincial y nacional, y sostuvo que si bien antes parecía que la crisis le correspondía a otros, "ahora la tenemos en la puerta de casa", y todos los rubros están afectados. Asimismo afirmó que Argentina desaprovechó en el 2008 una gran oportunidad de crecimiento.

Según manifestó, se están dando grandes problemas en la cadena de pago, la veta, la cobranza y la continuidad de las fuentes laborales, siendo esto algo que preocupa a la población. Además, quienes tienen poco trabajo buscan conservarlo, y aquellos que poseen negocios observan cómo decae la actividad.

A su vez aseguró que la desocupación también aumentó en Saladillo, ya que los pequeños talleres que daban trabajo a cuatro o cinco operarios hoy no tienen trabajo. Las pequeñas actividades que generaban expectativas hoy están en crisis, indicó. Asimismo los contratistas rurales están pasando por una crisis grande, algo que también afecta al transporte en general.

Solé argumentó que Saladillo tiene problemas '‘endógenos’' y otros que vienen de afuera, ya que tanto la provincia como la nación están en crisis. "Este es un momento de preocupación, de mirar hacia adentro y hacer un esfuerzo por mantener las fuentes de trabajo. No es momento de crecer, sino de reflexión", aseguró.

El contador aclaró que "no solamente el problema es tener un ministro de economía inexistente o que simplemente figura como tal", sino que para llegar a esta situación se dio una suma de cosas. Argentina inició la crisis un año atrás con el tema del campo, y frente a esto aseguró que se perdió por un problema interno. "Al final ese dinero que podría haber entrado, por pelearse por quién lo agarraba, al final no lo agarró nadie."

Asimismo sostuvo que ahora con la cuestión salarial "todos quieren rasguñar la mayor cantidad sin pensar en el común", y agregó: "Nos preocupamos más por agarrar una parte de la torta que por ver cómo se genera la torta". Solé expresó que para poder salir de la crisis es necesario que todos estén preparados, y aseguró que una comunidad que crece intelectualmente sale más fácil de la crisis, al igual que aquella que forma acuerdos y lleva adelante cosas en común en lugar de pelearse.

Finalmente, expresó que esto es algo que se da en diferentes ámbitos, ya que hay una gran cantidad de problemas que "están dando vueltas", y por no llegarse a un acuerdo concreto se postergan.

Comentá la nota