Privilegian la experiencia y la carrera judicial

El ejercicio profesional y la trayectoria en Tribunales tendrán más puntaje que lo académico.
El miércoles, la última sesión del Consejo Asesor de la Magistratura (CAM) duró menos de lo que se calculaba de antemano. Además, no hubo polémicas, como en las reuniones anteriores. Rápidamente, los representantes de abogados y de magistrados se pusieron de acuerdo. Por ende, se convino que, en el momento de calificar los antecedentes de quienes concursarán por un cargo en el Poder Judicial, el ejercicio profesional y la carrera judicial estarán equiparados y en el puntaje, considerado globalmente, ambas actividades tendrán mayor relevancia inclusive que la que originariamente había previsto el proyecto del presidente del órgano, Antonio Gandur.

La Ley 8.197, que organiza el CAM, establece que, por sus antecedentes, los postulantes podrán obtener hasta 35 puntos. Por eso, Gandur había sugerido la siguiente tabla general: hasta 14 puntos por carrera judicial o ejercicio de la profesión; hasta 10 puntos por posgrados o por actividad académica (docencia, investigación o publicaciones), y hasta un punto por otros antecedentes.

No obstante, Antonio Bustamante, consejero por los letrados de la capital, afirmó que el puntaje asignado revelaría el perfil del juez que necesita Tucumán en estos momentos. Si bien reconoció que lo ideal es que un magistrado pueda sintetizar experiencia en el ejercicio libre de la abogacía, una carrera judicial y la labor como docente, instó a priorizar las dos primeras. "No desalentemos a quienes tienen trayectoria en los tribunales o muchos años de profesión y que no han podido acompañar a esto con una carrera académica", solicitó.

Bustamante propuso que, en el puntaje general, se bajaran dos unidades a los antecedentes por posgrados y por docencia (es decir, que quedaran con hasta ocho puntos cada uno), y que se sumaran esos puntos al ejercicio profesional y a la carrera judicial, para que por estos rubros pudieran asignarse hasta 18 puntos en cada caso. Esto fue apoyado por la legisladora oficialista Carolina Vargas Aignasse. "No es que estamos quitándole valor a lo académico, pero, poniendo énfasis en la práctica, estamos proyectando el perfil práctico que queremos", argumentó.

Amén de algunas reticencias iniciales por considerar que era excesiva la reducción que postulaba Bustamante, Eudoro Albo, consejero por los magistrados de la capital, terminó acompañando la moción, pero a partir de la salida propiciada por su par, Mirtha Ibáñez de Córdoba (magistrados del sur), que sugirió que por posgrados o por actividad académica se concediera hasta nueve puntos en cada caso, y por el ejercicio profesional o por la carrera judicial, hasta 16 puntos, lo que finalmente se avaló.

Comentá la nota