Privados empezaron a sembrar plantas para biodiesel

Una empresa maderera empezó una prueba experimental de Jatropha, una planta no alimenticia, pero apta para combustible.

A principios de este año la empresa forestal Frutos del Sur SA invirtió en un vivero e inició la plantación de tres especies de Jatropha autóctonas en un área de cultivo experimental de su enorme diferimiento de más de 300 hectáreas de álamos, en la localidad de Media Agua, en el departamento Sarmiento.

Los empresarios -una familia mendocina dedicada a la industria maderera- quieren probar el rendimiento del cultivo en esos suelos altamente salinos (no hay antecedentes al respecto) con fines de apostar al negocio en el campo del biodiesel, según informaron a través de un comunicado a este diario.

Frutos del Sur esta asentada en el sur sanjuanino desde hace 15 años con una plantación de álamos que se destinan a su aserradero. Pero ahora, como otros proyectos experimentales en ese departamento (ver aparte) y en el país, la firma está atraída por el enorme potencial que tendrá el negocio de los biocombustibles en el futuro, sobre todo teniendo en cuenta que en el 2010 empezará a regir por ley el corte obligatorio del 5% en las naftas con algún biocombustible.

"Esto debe ser tomado taxativamente como una experiencia, que puede demandar un período de tiempo variable, pero en general no menor a dos o tres años", señaló la firma en el comunicado. Si bien no proporcionó datos acerca de la inversión hecha o a realizar, sí informó que ya ha instalado un vivero para proveer ejemplares de Jatropha a nivel experimental y que "está prevista la inmediata realización de un segundo vivero" para plantar otras especies de hierbas o arbustos de la familia de la jatropha, que tienen mucho látex y pueden proporcionar aceite venenoso, no comestible pero con excelentes chances para hacer andar un motor.

Justamente, el que esta planta no sea alimenticia es mas atrayente para los inversores puesto que a nivel mundial hay polémica en destinar plantas alimenticias como la soja o el maíz para hacer combustibles.

Otra ventaja es que la Jatropha es una planta que se adecúa a suelos pobres en nutrientes y con escasas precipitaciones pluviales (del orden de los 200 o 300 mm anuales), que por sus condiciones ecológicas generalmente son zonas áridas y semiáridas. Por este motivo, su explotación industrial extensiva no competiría de ninguna manera con los cultivos agrícolas tradicionales."Se podrían utilizar para el cultivo de estas Jatropha a secano, con el consecuente beneficio de la obtención de aceite y como barrera natural para evitar la desertificación creciente que amenaza a la zona", dijeron desde la firma.

De todos modos, cautelosos, agregaron que "si esta experiencia resultara positiva, se abriría una perspectiva muy favorable aunque difícil de evaluar a priori por su magnitud y complejidad".

El que está muy entusiasmado con la iniciativa es el intendente de ese departamento, Alberto Hensel, quien ya prometió todo el apoyo para el proyecto. "Quiero contactar a Daniel Coll (Secretario de Ciencia y Técnica) para impulsar el proyecto como innovación productiva, en las líneas de financiamiento de Ciencia y Técnica", dijo el jefe municipal.

Comentá la nota