Privacidad: senadores del PJ rechazan mostrar subsidios

Los fondos de que disponen los miembros de la Cámara Alta para subsidios dividen aguas respecto del derecho de libre acceso a la información: el peronismo subraya el derecho a la privacidad del beneficiario, y excluye sus nombres. El oficialismo entiende que también esa información debe ser pública. Otra vez, sin consenso.
"No queríamos terminar el año sin producir un avance en favor del libre acceso a la información", subrayó el titular del mayoritario bloque del justicialismo, Ricardo Spinozzi. "No podemos acompañar porque hay un aspecto en el que no logramos el consenso", lamentó el presidente del oficialismo Juan Carlos Zabalza.

Ambos, sin embargo, destacaron que hay avances -aunque no el necesario consenso- para que alguna vez Santa Fe tenga una ley de este tipo: en Diputados logró media sanción un proyecto y en Senadores otros, lo que crea un escenario difícil para que haya avances. Y terminado el período ordinario de sesiones, el tema debe ser puesto en debate sólo por el Ejecutivo, que ya se ha dictado su propio decreto respectivo.

La ley con media sanción de Senadores, pero sin consenso contiene un punto en el que las posiciones fueron irreconciliables: 20 mil pesos en subsidios de que dispone cada senador, cuyos nombres de los beneficiarios -según el PJ- no deben ser públicos para resguardar otro derecho: el de la privacidad.

Sólo el peronismo votó por el proyecto de ley de acuerdo con la letra del dictamen de las Comisión de Asuntos Constitucionales. Curiosamente, el expediente había sido iniciado por Zabalza, sobre la base del decreto del Ejecutivo que consagró ese instituto para todos los actos administrativos de ese Poder. Es con su apellido que se identificó ayer, entre las Preferencias, al despacho que rechazó el Frente Progresista.

Spinozzi subrayó que -al igual que en otro proyecto que fue votado por el peronismo a fines de 2007- el derecho de libre acceso a la información ya no contiene la obligatoriedad de manifestar algún "interés legítimo", pero ha agregado algo que aquella media sanción no incluía: que no se difundan los nombres y apellidos de quienes reciban subsidios.

Controles

Cada senador puede utilizar hasta 20.000 pesos por mes para otorgar subsidios a personas físicas o entidades de bien público. Un mecanismo de control interno supervisa esos actos y un acto legislativo del cuerpo -una resolución de la Cámara- aprueba esas actuaciones.

En la Cámara de Senadores santafesina -como en todo cuerpo deliberativo- funciona la Comisión Permanente de Gestión y Administración, que entre otras funciones debe producir dictámenes sobre cómo se han otorgado los subsidios. Y es en las sesiones que se tratan y aprueban sus dictámenes.

Hoy, la comisión está integrada por los justicialistas Eduardo Rosconi, Danilo Capitani, Alberto Crossetti, Rubén Pirola y el radical Héctor Aquino.

Los subsidios se otorgan con nombre y apellido -en cheques- y cada beneficiario debe entregar al senador o sus colaboradores un certificado (ya impreso por el Senado) que debe completar ante la autoridad policial o el juzgado de paz, quienes constatan la identidad del beneficiario.

Cada mes, los senadores rinden -a sus pares- la información sobre el uso de los fondos y su destino.

En cifras

$ 20.000 es el máximo que puede por mes otorgar un senador en subsidios a personas físicas o jurídicas.

20 son los otorgantes de subsidios en Senadores: los 19 senadores de cada departamento de la provincia, y el presidente de la Cámara (la vicegobernación).

$ 4.800.000 es el máximo que puede destinar la Cámara de Senadores en subsidios a lo largo de un año. El número surge de multiplicar 20 por 20.000 por 12.

Comentá la nota