Priorizar "obras o comida es retrógrado", dijo Urribarri

El gobernador, Sergio Urribarri, aprovechó ayer el acto de la firma del contrato para la construcción de dos escuelas para responder a una de las críticas que más le molesta al gobierno, y que se escucha con frecuencia en el mismo justicialismo.
"Aquí, hace algunos días, quizás menospreciando la notable obra pública que estamos llevando adelante en la provincia, se escuchó decir que la gente no come baldosas como si no nos ocupásemos de atender la cuestión social", recordó Urribarri en alusión a la frase del ex gobernador Jorge Busti.

El ex mandatario ha dicho que "Entre Ríos sufre los problemas de un sistema unitario que estableció el gobierno de Kirchner" y también ha cuestionado la prioridad otorgada a la obra pública en desmedro de la tarea social, señalando: "La gente no come cemento ni come baldosas".

Urribarri prometió: "Vamos a invertir en todas las baldosas, techos y ladrillos que sean necesarios para educar a nuestros gurises en los lugares que se merecen y también para darle trabajo a la gente en un momento complicado para la economía mundial".

Lo dijo durante la firma de contratos para el inicio de dos edificios escolares en las zonas sur y sureste de Paraná, cuya inversión total asciende a 10,6 millones de pesos. En ese acto estuvo el coordinador de Proyectos con Financiación Externa de la Nación, Pablo Abal Medina, y participó también una treintena de comisiones vecinales y responsables de entidades civiles que impulsaron las nuevas escuelas, a las que se calcula que asistirán más de 1.000 alumnos, según se informó oficialmente.

"Dignidad nacional". "Los responsables de las vecinales de las zonas donde se levantarán estas escuelas son los verdaderos artífices de que estas obras se concreten", enfatizó el gobernador. Y agregó que el recientemente formado Consejo de Políticas Sociales "se reúne todas las semanas y busca atender de la mejor manera posible las demandas de los sectores más vulnerables de la sociedad".

El gobernador también dijo que se trabaja diariamente "para hacer de complemento de este gobierno de dignidad nacional, porque creemos en el objetivo que persigue el gobierno que es que todos los argentinos puedan realizarse como personas, vivan donde vivan y piensen como piensen", aseguró.

Además, dijo que "para este gobierno provincial, que la viene peleando contra muchas adversidades, lo de hoy es muy importante porque ratifica un rumbo y un compromiso con la educación".

Lo hecho. "Cuando asumimos pensábamos que podíamos construir 25 escuelas nuevas. Construimos esa cantidad en dos años. Ahora confiamos en duplicar esa cifra en lo que queda del mandato. Ahora bien, ni lo que ya se hizo y lo que se hará sería posible sin la ayuda del gobierno nacional, que siempre nos ha dado respuesta", expresó Urribarri.

"Plantear obras o comida es una opción retrógrada. Las obras son parte del servicio público y son necesarias para que la economía genere más trabajo, que es lo único que resuelve el problema de la pobreza. Además, dan trabajo a quienes trabajan en su construcción en un momento complicado de la economía mundial. Este planteo es una nueva versión de esa deformación que fue en su momento el alpargatas sí libros no. Una falsa opción que fue rechazada hasta por los propios humildes. Un atraso", aclaró Urribarri.

Elogios de mercantiles

El secretario general del Sindicato de Empleados de Comercio de Paraná, Daniel Ruberto, señaló: "Adquirimos el terreno sin saber si íbamos a poder construir la escuela, y hoy para nuestro sindicato, que nuclea a 5.000 empleados de comercio, es un honor tener un gobierno que cumpla con su palabra".

"Esperamos que en el plazo previsto nuestros chicos estén concurriendo a la escuela, esta es una muy buena noticia para Paraná y la provincia porque las obras son para la gente", añadió el dirigente.

Una de las escuelas está ubicada en un barrio de empleados mercantiles.

Comentá la nota