Priorizan el fútbol sobre el gasto social

El Gobierno demora recursos para programas de salud y educación, mientras que al acuerdo con la AFA ya le destinó $ 400 millones
El Gobierno decidió priorizar los fondos para la transmisión gratuita del fútbol, en detrimento de las partidas destinadas a políticas sanitarias, sociales y de educación.

Así lo reflejan los datos oficiales del Ministerio de Economía al 23 del actual, que exhiben el nivel más bajo de ejecución presupuestaria de los últimos años. Según esos registros, la subejecución del gasto asignado alcanza el 51% promedio, cuando ya han transcurrido casi dos tercios del período presupuestario.

Mientras la Casa Rosada destinó con una rápida decisión administrativa $ 400 millones para financiar la transmisión del fútbol por televisión, el Ministerio de Salud muestra, en programas de atención directa a la gente, subejecuciones crónicas. Es decir que se gastan menos recursos que los asignados.

Las subejecuciones en el presupuesto 2009 son palpables en programas sociales de llegada directa a la gente, buena parte de ellos concentrados en el Ministerio de Salud. Según un trabajo realizado por Monitor Presupuestario, una sección de investigación que depende de la Asociación del Personal de Organismos de Control (APOC), dentro del abanico de programas de este ministerio sobresale uno por su bajísimo porcentaje de ejecución: el de Prevención y Control de Enfermedades y Riesgos Específicos. Ese programa apunta a paliar enfermedades y epidemias como la del dengue, que según advirtió anteayer el propio ministro del área, Juan Manzur, promete azotar otra vez este verano.

Sin embargo, en lo que va del año sólo se utilizó el 17% de su presupuesto asignado. Otras partidas de la cartera de Salud con baja ejecución presupuestaria son: Atención a la Madre y el Niño (44%); Sanidad Escolar (10%); Cobertura de Emergencia Sanitaria (46%), y Detección y Tratamiento de Enfermedades Crónicas (40%), por mencionar sólo algunos casos. A esta altura del año, la ejecución presupuestaria en todos los rubros debería alcanzar el 60%, según especialistas consultados.

Los voceros de Manzur expresaron ayer a LA NACION que en Salud "no existen graves problemas de subejecución de gasto" y remarcaron que las áreas donde hay partidas frenadas corresponden a la gestión de Graciela Ocaña al frente de ese ministerio.

Los voceros de Manzur insistieron en que las partidas para campañas de vacunación de niños ya se están ejecutando, al igual que los fondos para compras destinadas a paliar el dengue en el verano. En Salud admitieron que hasta hace menos de dos meses había subejecución de partidas, por ejemplo, en fondos para emitir tres millones de carnets de vacunación o medicamentos contra la gripe A, que ya fueron comprados.

La ejecución presupuestaria también refleja algunas inequidades entre las provincias afines al Gobierno y las que no lo son. Un ejemplo, que ya se convirtió en un clásico de cada año, es el de vialidad: al 23 de este mes, Santa Cruz recibió casi el triple de las partidas que le habían asignado originalmente, mientras que a Corrientes y San Luis, por mencionar sólo dos distritos, se les destinó hasta ahora menos del 50 por ciento de los recursos que les corresponden.

Educación y Producción

También en el Ministerio de Educación se observan por lo menos un par de subejecuciones llamativas, señala el Monitor Presupuestario: Mejoramiento de la Calidad Educativa (20%), Acciones de Formación Docente (26%) y Acciones para más Escuelas (32%).

Según la diputada Fernanda Reyes (Coalición Cívica-Capital), el Gobierno "apela a gastos demagógicos y no mejoró los niveles de pobreza ni de distribución de la riqueza". La legisladora dijo a LA NACION que de 2004 a 2008 "se ha visto en el presupuesto una transferencia constante de recursos de los servicios sociales a otros sectores gracias a los superpoderes presupuestarios".

A la vez, el Ministerio de Producción, creado el año pasado y encabezado por Débora Giorgi, lidera el ranking de las carteras nacionales que han utilizado menos fondos en relación con el crédito asignado. Al 23 de este mes utilizó el 38% de su presupuesto, y las finalidades agricultura e industria (la esencia del ministerio) observan una subejecución del 20,5% y del 6%, respectivamente, según los registros del Ministerio de Economía.

Entre las entidades que figuran en esta cartera está la Oficina Nacional de Control Comercial Agropecuario (Oncca), encargada, entre otras cosas, de destinar subsidios a los productores agropecuarios. Según los datos oficiales, se observa un importante atraso en esas transferencias: en lo que va del año alcanzaron 1458 millones, el 38% de la partida original.

En materia de políticas para atraer inversiones, la ejecución es casi nula (de lo que se informa por separado). Tampoco es muy relevante el aporte para las pymes: apenas el 3,9% de su presupuesto.

Surgen, en otras áreas de la administración de Cristina Kirchner, otras subejecuciones llamativas. En la Jefatura de Gabinete, la partida destinada a la Autoridad Cuenca Matanza Riachuelo, que administra el plan de gestión ambiental en esa zona, apenas gastó el 36% de su presupuesto. En el Ministerio de Planificación, el programa Acciones para el Uso Racional y Eficiente de la Energía sólo ejecutó el 12,3 por ciento, mientras que en el Ministerio del Interior, la Agencia Nacional de Seguridad Vial gastó apenas el 33% de sus recursos previstos.

"Esto demuestra que el Gobierno no tiene una clara política en materia presupuestaria; reasigna recursos a discreción gracias a los superpoderes y, en lugar de priorizar lo urgente, utiliza el presupuesto para realizar compensaciones poco transparentes", sostuvo el diputado Luis Galvalisi (Pro-Capital).

Comentá la nota