Las prioridades de la oposición

Francisco de Narváez, diputado de Unión PRO

Prioridades: seguridad e inflación

Francisco de Narváez, el dirigente de Unión-PRO que se impuso a Néstor Kirchner en las últimas elecciones, prefiere centrar sus reclamos al Gobierno para el año que comienza en la seguridad y la inflación. "El gobierno nacional debe constituir de manera inmediata un comité de crisis por la inseguridad en el ámbito del Consejo de Seguridad Interior que actúe en todo el territorio, convocando a las autoridades de todas las fuerzas de seguridad nacionales y provinciales para el diseño y la coordinación de estrategias en contra del delito", contesta, al ser consultado por Crítica de la Argentina.

En ese sentido, De Narváez recuerda que Unión-PRO presentó en el Congreso un proyecto para implementar ese comité el 11 de diciembre de 2010.

También se reserva un consejo económico para el nuevo año: "El Gobierno debe fijar prontamente una política antiinflacionaria, ya que (el índice) podría superar el 20%, lo cual afectará fuertemente a los sectores de menores ingresos". Por último, el diputado de Buenos Aires dice no tener "dudas de que en el justicialismo habrá una fórmula presidencial que exprese al peronismo que viene" para las elecciones de 2011. De otros pronósticos prefiere mantenerse al margen.

Adrián Pérez, diputado por la Coalición Cívica

"Hay que universalizar la asignación por hijo y encarar una reforma tributaria"

–¿Qué acciones urgentes debería tomar el Gobierno en 2010?

–En primer lugar, es imprescindible universalizar la asignación por hijo y encarar una reforma tributaria progresiva que estimule la producción, desaliente la especulación financiera y establezca mayor equidad impositiva para que sean los que más tienen quienes más paguen. En segundo lugar, es necesario encarar una reforma institucional profunda que desconcentre el poder acumulado en el Ejecutivo y restituya el equilibrio entre los tres poderes del Estado. Esto se lograría a través de la eliminación de superpoderes y facultades delegadas y una nueva reforma al Consejo de la Magistratura.

–¿Cómo imagina la relación entre las diferentes fuerzas políticas del Congreso?

–La expectativa es que el Congreso pueda funcionar bien y que se logren acuerdos que sirvan al país. Esto es, que se voten leyes vinculadas a las demandas de la sociedad y no sólo en función de establecer un esquema de concentración de poder, como hasta ahora. La oposición tiene una tarea muy importante que es la de construir mayorías que avalen los proyectos en agenda, con temas sociales, institucionales y económicos.

–¿Será el año de los borocotazos?

–Esperamos que no. De todos modos, la composición de algunas comisiones en las que la oposición tiene una mayoría escasa hará que estemos alertas a cualquier movimiento.

–¿Habrá leyes de consenso o vetos contra leyes?

–El oficialismo amenaza con el uso sistemático del veto, pero nosotros consideramos que no es posible abusar de una herramienta constitucional de ese tipo. El riesgo es un enfrentamiento de poderes y del Ejecutivo con la sociedad, que el 28 de junio votó un Parlamento con mayoría opositora para que desde el Congreso se reviertan algunas políticas del kirchnerismo que han deteriorado la situación del país desde el punto de vista económico, social e institucional.

–¿Aumentarán las movilizaciones en la calle?

–Es difícil saberlo, pero en general las movilizaciones en la calle van de la mano con la situación social y política del país. Nosotros aspiramos a que el Congreso pueda encauzar las demandas sociales y darles una respuesta institucional desde el Estado.

–¿Será el año de la CTA o seguirá la hegemonía de la CGT?

–A partir de las últimas señales que ha dado, da la sensación de que el Gobierno seguirá recostándose en el apoyo de la CGT, lo que implica poner trabas al cumplimiento efectivo del fallo de la Corte y de las resoluciones de la OIT sobre libertad sindical. Nosotros creemos que es un error y que es hora, desde hace muchas décadas, lo es, de democratizar el régimen sindical argentino.

–¿Conseguirá el peronismo un candidato para ganar 2011 o sólo se disputarán el liderazgo de la oposición?

–El lanzamiento de Duhalde como precandidato del PJ demuestra que en el peronismo no ha surgido un liderazgo claro para competir con Kirchner. Tal vez Duhalde sea el dirigente adecuado para pelearle a Kirchner la conducción del PJ, pero está claro que hace rato ha dejado de ser alternativa de gobierno para la gran mayoría de los argentinos.

Ernesto Sanz, presidente de la UCR

"Volver al Congreso de 2004"

–¿Qué acciones urgentes debería tomar el Gobierno?

–En primer lugar se debería normalizar el INDEC, y por otra parte, el Gobierno debería enviar señales de confianza y previsibilidad a la economía para recomponer el superávit fiscal genuino y, de esta manera, reparar la relación fiscal con las provincias.

–¿Cómo funcionará el Congreso?

–Hay que volver al modelo de 2004–2005, donde

había equilibrio, el peronismo buscaba consensos

y se sancionaron leyes importantes. El Gobierno

intentará romper el equilibrio parlamentario con

mucha presión sobre algunas provincias. Habrá que ver quién resiste.

–¿Habrá leyes de consenso o vetos contra leyes?

–Los antecedentes del Gobierno y las amenazas de veto hacen presumir una situación de conflicto. Yo aspiro a que el modelo sea, como dije anteriormente, el de 2004–2005, donde primó el consenso.

–¿Aumentarán las movilizaciones en la calle?

–Sí, pero no por una puja redistributiva racional en el marco de una economía virtuosa, sino por una situación irregular, fruto de la discrecionalidad con que el Gobierno trata a las organizaciones sociales.

–¿Habrá realineamientos piqueteros entre las fuerzas políticas?

–El realineamiento de movimientos sociales fue una postal del 2009. Este año se polarizó la protesta social entre aquellos que apostaban por un cambio profundo en el desbalance social y quienes se constituyen en brazos territoriales del gobierno nacional.

–¿Moyano respetará su pacto con Kirchner?

–Por supuesto. Mientras le pueda sacar plata al Gobierno, Moyano va a ser socio. Del Gobierno, Moyano va a exprimir hasta el último centavo, mientras que el Gobierno se asegura protección con esta sociedad.

–¿Conseguirá el peronismo un candidato para ganar 2011 o sólo se disputarán el liderazgo de la oposición?

–El peronismo va a tener varios candidatos. Lo deseable es que esto lo resuelva dentro del PJ y se presente en el 2011 unificado.

Victoria Donda, diputada de Libres del Sur

"Cambiar la matriz de distribución de la riqueza"

–¿Qué acciones debería tomar el Gobierno?

–Una reforma reforma impositiva, cambiando la matriz de distribución de la riqueza, por ejemplo, bajar el IVA y gravar la renta financiera. En segundo lugar, tendría que implementar la Ley de Entidades Financieras e instar a los bancos a generar créditos urgentes para la construcción y compra de viviendas. La oposición de centroizquierda al Gobierno debe funcionar como contrapeso tanto del oficialismo como de la oposición conservadora.

–¿Habrá leyes de consenso o vetos contra leyes?

–Entiendo que habrá de las dos cosas.

–¿Aumentarán las movilizaciones en la calle?

–En la medida en que el Gobierno no dé respuestas a los sectores más castigados de la sociedad, sin ninguna duda seguirán las movilizaciones en la calle.

–¿Será el año de la CTA o seguirá la hegemonía de la CGT?

–Viendo el almuerzo de Moyano con la Presidenta, todo indica que de parte del Gobierno no hay intenciones de darle de una buena vez la personería a la CTA.

–¿Conseguirá el peronismo un candidato para ganar 2011 o sólo se disputarán el liderazgo de la oposición?

–La verdad es que a mí me preocupa cómo se va construyendo una alternativa de centroizquierda por afuera de los partidos tradicionales, tanto el PJ como la UCR.

Martín Sabbatella, diputado del Bloque Nuevo Encuentro

"La centroizquierda puede marcar el rumbo"

–¿Qué acciones debería tomar el Gobierno?

–El blindaje social que plantea la CTA para proteger a los sectores más vulnerables. Y hay que profundizar las políticas redistributivas, por ejemplo gravar la renta financiera, petrolera, minera, el juego y realizar una reforma tributaria progresiva.

–¿Cómo será el nuevo Congreso?

–Nadie tiene mayorías por sí sólo. La centroizquierda tiene la posibilidad de marcar un rumbo, definir debates e intervenir con fuerza. Si logra unidad en la diversidad, conseguirá que la sociedad entienda lo que quiere construir a futuro. Ese rumbo tiene que ver con enfrentar a la derecha, que quiere retroceder sobre los pasos positivos dados, y a un oficialismo que se resigna a quedarse en los límites del presente. Es preciso una centroizquierda con absoluta autonomía, pero que defienda lo que está bien.

–¿Será el año de los borocotazos?

–Hay una crisis del sistema político que se evidencia todos los días, y la política aparece en una góndola donde se actúa más por conveniencia que por convicción. Pero, en otros casos, también hay búsquedas genuinas de construcción de otros espacios distintos. Hay un PJ o una UCR que quieren encerrar el debate político en el bipartidismo, y eso significa construir una gobernabilidad del statu quo.

–¿Será el año de la CTA o seguirá la hegemonía de la CGT?

–Empieza a generarse una debate interesante sobre la democracia y la libertad sindical, y creo que hay que seguir peleando por eso. Es justo y necesario que la CTA tenga su personería y su reconocimiento. Esa pluralidad tendría que poder reforzar las herramientas de los trabajadores y trabajadoras en la puja distributiva.

Gabriela Michetti, diputada del PRO

"El Gobierno debe dejar de deslegitimar al otro"

"El Gobierno debe trabajar por el futuro, restableciendo la confianza: todas sus medidas preparan para el caos –opina la diputada Gabriela Michetti (PRO) en referencia a las cuentas pendientes para 2010–. Por ejemplo, el uso de reservas del BCRA, que deja con menos respaldo a quien sea gobierno en 2011. O los subsidios, problema del cual en el futuro va ser tan difícil para salir como fue la crisis de la deuda. La responsabilidad de un gobierno no es cuidar el futuro de sus dirigentes sino el futuro de todos. Para eso está donde está.

"El Gobierno debe abandonar el método de deslegitimar al otro; intentando ‘destruir’ a todos los protagonistas del juego político (personas) y a todos los foros de discusión de políticas (partidos, Congreso, ONG, organismos internacionales, prensa, otros poderes). Legitimar al otro sepulta la guerra sin cuartel en la cual el Gobierno al final se debilita más y pierde. Al país tampoco le conviene que los gobiernos pierdan siempre, porque son un activo de la sociedad. Pero si el Gobierno no se legitima ni legitima a la sociedad (al considerarla, como lo hace esta administración, una ‘banda de aprovechadores’), se termina justificando el deseo de que el Gobierno pierda. Terminan con la misma fórmula de Menem: él decía que la oposición y la prensa eran unos forajidos, y éstos decían que Menem era un ladrón. ¿Quién perdió? Menem, por supuesto.

"De cualquier manera estoy segura de que no está en la agenda del Gobierno ocuparse de mejorar la calidad institucional de la Argentina, ni abandonar métodos destructivos en el relacionamiento con los otros, ni trabajar para la búsqueda del interés general.

"Al peronismo le costará muchísimo reunificarse. Tiendo a pensar que es mucho más probable que no lo logre –agrega Michetti respecto de la situación política–. De cualquier manera hoy todavía falta mucho tiempo para imaginarse si un candidato peronista puede o no ganar la presidencia de la Argentina en 2011".

Luis Cigogna, diputado oficialista

"Un muy buen año económico"

Las perspectivas del diputado kirchnerista Luis Cigogna son positivas: "Las opiniones más autorizadas indican que 2010 va a ser un muy buen año económico. Los pronósticos más cautos estiman un 3 o 4 por ciento de crecimiento, otros llegan a un 6 por ciento. Esto, sumado a la planes que se han instrumentado para favorecer una mejor distribución del ingreso como es la asignación universal por hijo, van a generar una mejor situación económica y social. Todo esto va a repercutir positivamente en la situación política".

"La situación del Congreso es nueva para nosotros –agrega Cigogna en materia de contexto político–. No nos vamos a manejar como antes del 10 de diciembre. De todas formas es necesario recordar que debates hubo siempre y también concesiones. La nueva situación exige una mayor flexibilidad de parte del oficialismo. Nos obligará a un ejercicio de debate y de consensos mayores". Y concluye: "La oposición viene martillando con que van a reflotar temas que ya están saldados, como el Consejo de la Magistratura, la asignación por hijo e insisten en revisar la ley de medios. Son temas saldados, que ya se han discutido sobradamente. Ahora bien, si quiere volver a plantearlos, no tenemos ningún inconveniente. Los volveremos a debatir".

Comentá la nota