Prioridad no tan prioritaria

La Defensoría del Pueblo porteño alertó sobre el estado de algunas colonias de verano, que comenzaron a funcionar el martes: obras a medio terminar, pasto alto, mobiliario roto. Desde el gobierno porteño dicen que las lluvias retrasaron las obras.
"Prioridad 1: los chicos", decía la cartelería pública del gobierno porteño para anunciar las colonias de verano gratuitas que comenzaron el pasado lunes para unos 12 mil niños y niñas de entre 4 y 12 años. Sin embargo, la defensora adjunta del Pueblo de la ciudad, Graciela Muñiz, denunció que los predios "no tienen las condiciones mínimas de higiene y seguridad para recibir a miles de chicos cada día", y responsabilizó al subsecretario de Deportes, Francisco Irarrazábal, "por cualquier accidente que se produzca en alguna de las distintas colonias". Irarrazábal explicó a Página/12 que "muchas de las cosas que se denuncian tienen que ver con retrasos de obras debido a las constantes lluvias del mes de diciembre y que día a día se arreglan los distintos inconvenientes para garantizar el normal funcionamiento de las colonias".

La recorrida de la Defensoría del Pueblo de la Ciudad por los predios comenzó el martes último y en sólo tres días encontraron que, en el Parque Chacabuco –donde concurren chicos con discapacidad–, en el acceso a los natatorios hay que saltear basura y escombros, y que en el Polideportivo del Parque Pereyra, en Barracas, la pileta no cuenta con la habilitación. Además, "los salones comedores no están refrigerados, el equipo de catering no tiene canillas cerca para higienizarse y están excedidos en su capacidad", apuntó la defensora adjunta, en declaraciones a Página/12.

Según Irarrazábal, en ningún predio hay problemas en los accesos y en los que se encuentran obras en ejecución –como denunció la Defensoría, en relación con las zanjas abiertas en Parque Sarmiento– los espacios están vallados y los profesores cambian los recorridos para que los chicos no corran peligro. En cuanto a la denuncia sobre la habilitación de la pileta en Parque Pereyra, el subsecretario aseguró que "está habilitada" y que el agua "parece verde por la pintura". En cuanto a la cantidad de niños en los comedores, el funcionario explicó que "comen por turnos".

Otro de los aspectos denunciados por el informe de la Defensoría es por la mala condición y la falta de insumos en las salas médicas –algunas con obras sin terminar y otras que funcionan dentro de containers de chapa–, pero para Irarrazábal eso se debe a que en la primera semana "no se puede calcular la cantidad de chicos que van a asistir". Sin embargo, sobre un total de 19 mil inscriptos están asistiendo 12 mil, según confirmó el funcionario.

Los distintos problemas edilicios y de salubridad se relevaron en el recorrido de seis de los 13 predios donde funcionan las colonias de verano del gobierno porteño, y la documentación obtenida fue presentada ante la cartera de Desarrollo Económico, de la cual depende la Subsecretaría de Deportes. Pastos altos –"la altura de las rodillas de niños de 6 y 7 años"–, zanjas con agua estancada, juegos recreativos en los que sólo queda la estructura de fierro, son otros de los problemas denunciados. Muñiz alertó además sobre la falta de prevención por el dengue.

"Cuando llueve no es posible cortar el pasto y tuvimos el diciembre más lluvioso de los últimos años. Además, día por medio se están fumigando los parques", argumentó Irarrazábal.

Esta no es la primera denuncia que realiza Muñiz sobre el estado de las colonias porteñas. En diciembre, a 25 días del inicio de la temporada, había presentado un primer relevamiento con problemáticas que aún se repiten. "En los próximos días recorreremos el resto de los predios y luego volveremos a los anteriores para ver si se modificó algo de lo que denunciamos", adelantó.

Comentá la nota