"El princismo quiere desestabilizar a la intendenta"

El concejal Pablo Tonini desmintió categóricamente que se trabaje en pos de una futura unión con Miguel Prince. "Si se piensan en objetivos nuevos y crecimiento para Luján, no se puede pensar en Prince", dijo. Admitió que el sector del ex intendente "busca que Rosso se vaya antes del 10 de diciembre".
- Unión PRO de Luján, también conocido como "el sector de María Inés Fernández", ¿debate unirse con el electo concejal Miguel Prince?

- No sé qué se considera ‘el sector de María Inés’. Pero si yo estoy dentro de ese sector, te digo que no hay intenciones de comenzar a trabajar en un proyecto común con Miguel Prince. No quiero yo, pero tampoco Jorge Artero, Andrés Salvatto o Fabio Aranda, entre otros. En ninguno surge la idea de acercarse a Miguel. Es un tema que lo hablamos con María Inés Fernández y ella nos dice que no es su intención ni por casualidad. Ella rompió con Miguel hace cuatro o cinco años y los fundamentos para haber roto en su momento se mantienen intactos. Todos sabemos que es una persona que durante 14 años no dio respuestas para Luján y que no representa ningún cambio. Todo lo que dijimos en la campaña es en contra de la gestión de Prince. Si uno busca objetivos nuevos y crecimiento de Luján es imposible pensar en Miguel Prince.

- ¿Por qué le realizaron ese planteo a la ex legisladora Fernández?

- Son temas que aparecen en las charlas normales, habituales que tenemos en el sector al que pertenecemos. Digamos que son charlas de salón, de café, que hacen a la organización interna. Y se analizan las cosas que pueden pasar a futuro políticamente. El tema de la unificación del Partido Justicialista suele aparecer y siempre queda claro que no estaremos con Miguel.

- ¿Cuáles son los argumentos que lo mantienen firme en su postura?

- Los argumentos que sostuve toda mi vida. Siempre critiqué mucho a la gestión de Miguel y la he criticado desde todos los puntos de vista. Sería difícil hoy cambiar mi forma de pensar.

- ¿Sus argumentos son compartidos por otros dirigentes de Unión PRO?

- Nuestra agrupación es contraria a Miguel. Estamos dentro del peronismo, pero no con él y no en su sector, donde nadie le pone frenos ni le dice qué hacer.

- ¿La ex legisladora Fernández asegura que tampoco apoya una unión futura?

- Exacto. Cuando planteamos objetivos políticos a futuros, hablamos de cambios, de otras alternativas que no tienen nada que ver con Prince.

- Desde lo laboral y lo práctico, el sector de Prince motoriza acciones que obligan a los otros sectores a tomar postura. ¿Qué opinión le merece la denuncia contra Rosso que realizó el concejal Faro?

- Están detrás de un objetivo claro y desesperado: antes que se cumplan los dos años de gobierno, quieren desestabilizar a la intendenta. Y que de alguna forma deje el gobierno. Si lo logran antes del 10 de diciembre se tendría que llamar a elecciones adelantadas. El sector de Prince se debe sentir ganador y que ante esa circunstancia o coyuntura ellos podrían ganar de nuevo y retomar el gobierno local. Algo así ocurre, porque están desesperados en buscar esto.

Ya lo hablamos con los demás bloques. Es notablemente visible que el princismo quiere desestabilizar a este gobierno para que de alguna forma, no sé cuál, la intendenta abandone el gobierno, la echemos y que eso ocurra antes de los dos años de gestión para estar obligados a llamar a elecciones. Por eso se los ve como desesperados.

- Para que esas maniobras tengan asidero, deben conseguir socios en el Concejo.

- Si la herramienta es echarla a través del Concejo, necesitarían socios en el Concejo. Pero si la herramienta es presionar para que ella busque otra salida y deje antes su mandato o se vaya, no necesitarían de otros bloques.

- ¿Qué postura encontrarán en su bloque si piden esa clase de apoyo?

- Les diremos que para nosotros la intendenta tiene que terminar su gestión. Por supuesto, siempre que no exista algo grave que signifique que hay que sacarla. Pero es algo que aprendimos con el propio Prince. Se lo destituyó y lo único que se logró fue que tuviera una excusa para decir que si él terminaba podía haber logrado un montón de cosas. Yo creo que no hay que darle esa excusa a Rosso; que tiene que terminar su gestión. En todo caso, si la Justicia tiene que actuar sobre ella, que lo haga después de ser intendenta.

- El objetivo futuro de su sector seguramente es el mismo que tiene Prince: acceder al gobierno local. Pero por lo que expresa, no comparten el camino.

- Para nada. Somos concientes que hoy desestabilizar al gobierno es producir un daño a Luján. Y no queremos eso.

- En el mismo contexto, ¿cómo analiza el tema de las licitaciones del gobierno de Rosso?

- Esperamos desde mi bloque que el tema sea analizado por el Tribunal de Cuentas. En la actualidad, falta firmar un convenio que aún no llegó al Concejo Deliberante y que garantizaría los recursos desde Nación. O, en todo caso, que si no llegan se haga cargo Nación. Y sobre el costo, el gobierno habla de un 45 por ciento groseramente más bajo en la cotización de la Cooperativa y nosotros quisiéramos saber si no estamos ante un 45 por ciento groseramente más alto en la cifra del presupuesto oficial. Queremos que se haga un paneo en la zona sobre otras empresas y sobre costos de metro cuadrado, porque por lo averiguado lo que es groseramente más alto es el costo que evaluó el Estado. Esto al margen que la propia Cooperativa admite incumplimiento en determinados requisitos. Pero insisto en que faltan pasos y si los recursos no vienen, es el municipio el que se tiene que hacer cargo.

- ¿No se corre el riesgo político de entrar en el juego de aquellos que creen beneficiarse con la no realización de esta obra de pavimento?

- No. Si los recursos no vienen, el perjudicado será el gobierno actual. Esto al margen de quién lo impulse. Y si realmente el costo es 45 por ciento elevado, se podría hacer un 45 por ciento más de obra. Eso deja mal parado al gobierno de Rosso, aunque no signifique que tenga que abandonar Luján ni nada por el estilo.

- En síntesis, su bloque sólo proyecta seguir siendo crítico a la gestión, pero dentro de lo que derivó de los últimos resultados electorales.

- Exactamente. Nunca le pusimos trabas al gobierno municipal. Por el contrario, todo convenio que llegó al Concejo y que beneficia a la comunidad, fue respaldado. Que quede claro que de ninguna manera queremos que la intendenta se vaya. Es más: votaríamos en contra si nos pide una licencia. Porque queremos que ella tenga todo el tiempo, sin palos en la rueda, y que si no hace las cosas sea por incapacidad y no por razones políticas.

Comentá la nota