El princismo mantiene el control del Consejo Escolar

En la elección de autoridades realizada el viernes, la rossista Irene Sarak, candidata a presidenta del cuerpo colegiado, votó por la postulante que responde al ex intendente Prince. El vecinalismo también apoyó a Gladys Gómez.
Si Graciela Rosso calificó de "traidor" al vicepresidente Julio Cobos por el voto "no positivo" durante el tratamiento de la resolución 125, cuál sería el calificativo que desde la lógica de la intendenta podría definir a Irene Sarak. El viernes pasado, la consejera rossista que llegó a ocupar ese cargo a partir de los resultados de las elecciones de 2007, decidió acompañar la candidatura de la princista Gladys Gómez a la Presidencia del Consejo Escolar.

La decisión se concretó en el marco de una sesión preparatoria de la nueva conformación que desde diciembre tendrá ese órgano colegiado. Una fuente que conoce desde hace años el funcionamiento del Cuerpo confió a este medio que la votación se realizó sin contar aún con el certificado emitido por la Junta Electoral, requisito indispensable para que la distribución de los cargos se haga de acuerdo a las condiciones establecidas por la Ley General de Educación. Por esta razón, algunos disgustados con el resultado ven en esa falencia administrativa la posibilidad de dejar sin efecto lo ocurrido el viernes.

Tal como sucedió aquella madrugada en el Senado de la Nación, esta definición de autoridades en el Consejo Escolar quedó en manos del oficialismo ya que la lista de Sarak sacó más votos en las elecciones generales de 2007 que los conseguidos por la nómina que integró Gómez este año. Sarak, que era una de las postulantes al cargo de presidenta, debió desempatar luego de dos votos a favor suyo, los de Fabio Aranda (Unión Celeste y Blanco) y Mirian Duo (rossismo), y dos a favor de Gladys Gómez, que contó con el apoyo de la vecinalista Cristina Galeano y la princista Cristina Locastro, ésta última designada nueva tesorera.

Contra todos los pronósticos, Sarak decidió que Gómez continuara al frente del organismo. Como consecuencia de esa determinación, el sábado a la mañana algunos allegados a Rosso fueron testigos de un verdadero ataque de furia de la jefa comunal. A los gritos, y con varios epítetos de por medio, pidió a sus asistentes que la comunicaran con Sarak. A través del teléfono, la intendenta dedicó varios calificativos de grueso calibre a la consejera que, al menos hasta el viernes, se visualizaba fiel a Rosso, a partir de una amistad de años.

Por otra parte, quienes dentro del Consejo Escolar cuestionan la calidad y el precio de algunas obras efectuadas recientemente en escuelas del distrito, ven con preocupación la nueva repartición de cargos. En ese sentido, también recuerdan que a nivel provincial el encargado de Infraestructura es Gabriel Miranda, ex secretario de Prince; y el director de Planificación Escolar es Rubén Leopardi, mano derecha del ex intendente durante toda su gestión.

Comentá la nota