Principio de solución en la escuela tomada en Arequito

Arequito.— El fuerte reclamo impulsado por un grupo de padres para impedir el cambio del sistema de internado en el Centro de Formación Rural Roberto Coll Benegas, ubicado en la zona rural de esta localidad, podría llegar a su fin si el jueves 30 se llega a un acuerdo con las autoridades de la Fundación Marzano, propietaria del colegio y vinculada al Opus Dei.
Todo indica que la propuesta de los padres de conseguir un terreno cercano a la institución para construir nuevos dormitorios sería la salida a un conflicto que lleva más de un mes y de la que dio cuenta LaCapital. Si prosperan las negociaciones, la escuela mantendrá abierto el internado hasta fin de año y, a partir de 2010, los estudiantes dormirán en el inmueble que se prevé levantar en un terreno que sería donado.

De este modo se allanarían las dos aristas del problema: los padres lograrían que sus chicos no tengan que pasar la noche lejos de la escuela y la Fundación Marzano evitaría hacerse cargo de los problemas que pudieran surgir en el internado, ya que la atención de los alumnos quedará bajo exclusiva responsabilidad de los padres.

Reunión clave. El acercamiento entre partes sobrevino esta semana, durante una reunión de la que participaron padres y el representante legal de la fundación. Allí se llegó a un entendimiento que, de no surgir imprevistos, podría sellarse la semana que viene.

El encuentro surgió tras un incidente que se produjo el lunes, cuando los alumnos llegaron al establecimiento acompañados por sus padres y se encontraron con que el ingreso al sector de dormitorios estaba cerrado. Molestos por la medida forzaron la puerta y entraron al lugar. No obstante, las clases se desarrollaron normalmente y una vez finalizada la jornada, los padres montaron guardia en el internado para garantizar que sus hijos durmieran allí y no fueran trasladados en colectivo hasta Los Nogales.

Sin embargo, la reunión permitió acercar posiciones y se abrió un camino de negociación que podría derivar en soluciones concretas. "No estamos en contra de la educación que reciben nuestros hijos, sino en defensa del internado y ofrecernos construir uno nuevo cerca del predio para llegar a una solución", aclaró una de las madres, María del Luján Arnau.

Hasta el jueves. "Charlamos con el abogado de la fundación y pudimos avanzar aunque tendremos que esperar hasta el jueves para conocer la repuesta. De todas maneras, la reunión fue muy positiva para trabajar a futuro", explicó el presidente de la Asociación para Estudiantes en Alternancia, Omar Martínez. "Lo importante —añadió— es que la fundación se comprometió a mantener abierto el internado hasta fin de año y ahora todo dependerá de lo que ocurra en la reunión de la semana próxima donde confiamos llegar a un acuerdo definitivo que permitirá edificar uno nuevo".

Hay dos lotes en vista para levantar los dormitorios, uno ubicado a 150 metros y el otro a 700. En ambos casos, los chicos, al concluir su jornada escolar a las 18, podrían ser trasladados hasta el futuro alojamiento en un colectivo que pertenece a la fundación.

La escuela. Esta escuela técnica está ubicada en la zona rural de Arequito y para llegar hay que tomar por un camino de tierra de difícil acceso en días de lluvia. Tiene un régimen de educación de alternancia por el cual los alumnos permanecen alojados en el lugar 15 días y luego regresan a su hogar por otras dos semanas.

Si bien las primeras versiones indicaron que la Fundación Marzano quería cerrar el sistema de convivencia para "prevenir potenciales hechos de abuso sexual", nunca quedaron claras las verdaderas razones, aunque los padres consideran que "en realidad, las autoridades de la fundación quieren desligarse de posibles problemas por lo cual creemos que construir nuevos alojamientos en cercanías de la zona es la solución ya que nosotros seremos responsables ante algún problema".

Comentá la nota