El principio del fin

Un informe elaborado por el secretario ejecutivo de la entidad que agrupa a las provincias productoras de hidrocarburos, da por tierra con los argumentos del negociado del Gobierno. * Tierra del Fuego tiene solamente 10 años de reservas certificadas de gas. Y en la oferta firmada en absoluta reserva por Fabiana Ríos y aceptada por la empresa china, se garantizan 25 años de provisión del recurso. *Además, sostiene que el Estado fueguino pierde mucho dinero por exponerse al negocio de los chinos
RÍO GRANDE.- "En más de una oportunidad le advertimos que estaban haciendo mal las cosas; tal fue el caso del gas LPG donde según ellos creían que la Provincia iba a cobrar casi 5 millones de pesos por mes, cuando en realidad no superan los 800.000", dijo consultado por TIEMPO Fueguino el ingeniero Oscar Suárez, secretario ejecutivo de la Organización Federal de Estados Productores de Hidrocarburos (Ofephi) desde el 2004, sobre la firma del "contrato entre ausentes" que en medio de un "secreto de Estado" la gobernadora Fabiana Ríos suscribió con la empresa de capitales chinos Tierra del Fuego Energía y Química SA.

Los que creían que iban a cobrar casi 5 millones cuando en realidad no superan los 800.000 son gente de la Secretaría de Hidrocarburos de la Provincia, manejada por Eduardo D' Andrea.

"La verdad es que no entiendo por qué el Gobierno de la Provincia avanza con este contrato a cuesta, cuando en realidad si se retira del negocio e incentiva al mismo a dos privados -y el Estado se coloca en su papel de contralor cobrando el 12% de las regalías, más los Ingresos Brutos, más el Impuesto al Sello-, termina sacando del negocio del gas de regalías una cifra muy superior a la expuesta en el convenio con los chinos, disminuyendo prácticamente todos los riesgos que plantea el negocio" dijo Suárez a TIEMPO Fueguino.

Lo cierto es que "la oferta" del Gobierno ya está en marcha. La empresa china se apuró a depositar el primer mes de regalías una suma cercana a los 3 millones de dólares, que dan paso al inicio de ejecución de un contrato que tiene un final abierto.

El Informe Cameron y la vista gorda

Hay muchas cosas que el Gobierno del ARI pasó por alto en su afán por arrancarle a la empresa china los fondos que faltan al Estado para cumplir con los acuerdos salariales asumidos con los empleados públicos.

Un ejemplo de ello es el "Informe Cameron", que más allá de sostener que "no tiene objeción" en particular sobre el acuerdo con la empresa de capitales chinos advierte sobre el contenido de la ley por la cual el Estado Nacional es la autoridad de aplicación respecto de la comercialización y distribución del gas en todo el territorio nacional.

Lo que quiso decir el secretario de Energía de la Nación, Daniel Cameron, con su advertencia, es que la Provincia tenga en cuenta antes de firmar el "contrato" en cuestión que "el Estado nacional podrá ejercer su potestad, frente a la necesidad de gas para consumo interno".

Es decir que si la Nación necesita gas no hará otra cosa que darle una orden al amparo de la citada ley a la distribuidora local, en este caso Camuzzi, para que dirija su caudal de gas a las necesidades de la Nación, sin tener que pedirle autorización a nadie.

Entonces qué pasará en ese caso cuando la Provincia - según lo firmado por Ríos- le garantiza el gas a la planta de metanol que aspira a construir TDFEyQ.

Obviamente que de la misma forma en que se firmó la "oferta" sin ni siquiera tener en cuenta la cantidad de reserva de gas que existe en la provincia, en caso de aplicarse esta ley nacional podría costarle fuertes dolores de cabeza (traducido, mucha plata) al Estado provincial.

Un negocio redondo

Si bien conseguir la "oferta" que Fabiana Ríos firmó en nombre del Gobierno de la transparencia -aunque lo hizo entre gallos y medianoche enterándose los actores principales por publicaciones de los "medios que no saben leer"- es toda una hazaña, hay datos que surgen de la documentación entregada a los organismos de contralor y que ya se dan por sentado.

Por ejemplo, el valor de gas a u$s 1,80 dólares el millón de BTU en que se comprometió el Gobierno, en la actualidad ya le representa un buen negocio a los chinos que tienen luz verde en el primer año para venderlo a u$s 2 tal como lo marca el mercado.

Es decir de arranque la empresa TDFEyQ ya está haciendo un negociado importante por el solo hecho de comprar y vender. Es más, hasta venderle a la cooperativa eléctrica podría resultar un buen negocio ya que la empresa de Río Grande paga en la actualidad u$s 1,85 el millón de BTU.

Lo cierto es que "la empresa podrá vender el gas que le compra al Estado fueguino mientras dure la construcción de su planta de metanol, la cual podría llevar un año como mínimo. Mientras tanto, los chinos hacen un buen negocio", observaron desde la Ofephi.

Muchos arriesgan que con este negocio de la compra-venta del gas -más el ahorro del Impuesto al Sello evadido por iniciativa del Gobierno, más la condonación de impuestos provinciales en un principio como son los Ingresos Brutos-, la inversión china se reduce significativamente a expensas de las necesidades del Gobierno.

Lo más parecido a un "cuento chino", pero hecho realidad.

Comentá la nota