El principio del fin de la hegemonía K. Cortocircuito en la Primera Sección

Estalló una sorda rebelión anti K y algunos le echan la culpa a Massa.
Siete intendentes de la poderosa Primera Sección Electoral pegaron el faltazo al Congreso del PJ bonaerense que sesionó en el Polideportivo de Tres de Febrero, y donde eligieron a José Díaz Bancalari como presidente del organismo.

Se produjo así una doble fractura, que todavía no es expuesta, pero que hace caminar rengo al Peronismo provincial. Por un lado el quiebre interno de la sección, Osvaldo Amieiro fue elegido vice, Humberto Zúccaro, el anfitrión Hugo Curto, y el diputado Mariano West, que es Arregui, aplaudieron desde el palco.

Jesús Cariglino, Alberto Descalzo, Luis Acuña, Raúl Othacehé, Joaquín de la Torre, Sandro Guzmán y Sergio Massa se quedaron en sus distritos viendo Estudiantes-Barcelona

¿Cuál es el escenario de la pelea? El 2011.

Alberto Balestrini, poderoso dirigente provincial, quiere ser gobernador, y su estrategia es ser el mejor soldado de Kirchner, porque cree que los bombazos que la oposición le tira al gobierno nacional, resuenan más en Clarín que en lo profundo de los barrios populares que le dan siempre un piso electoral del 35% al candidato del PJ. Balestrini ve ese escenario, Néstor, Cristina, Máximo o Florencia candidatos a presidente, Balestrini a gobernador, Scioli a Papa o cualquier otro cargo importante pero lejos del país, y una oposición fragmentada que permite una victoria de este esquema.

Los intendentes díscolos han manifestado que no ven con malos ojos un interregno cobista entre dos gobiernos del PJ, pero con ellos en la cúspide de sus distritos, por una causa u otra, no quieren atarse al destino de los K. Massa porque quiere ser gobernador y en esta etapa de su vida está en buenas condiciones físicas y políticas para intentarlo, pero con proyecto y personalidad propios, sin ir detrás de nadie, considera que ya está grandesito. Descalzo, Acuña, De la Torre, Othacehé, porque enfrentan situaciones conflictivas en sus municipios, o no tienen certezas acerca de su continuidad después del 2011. Cariglino Y Guzmán, sin peligros a la vista pero ideológicamente más inclinados hacia la derecha.

Estos jefes, para demostrar una independencia del binomio Kirchner-Balestrini, presionó en una reunión entre Descalzo y Néstor para que el elegido como presidente en el máximo órgano de conducción partidaria sea el titular de la Cámara de Diputados Horacio González, hombre precisamente de Ituzaingó. Kirchner le dijo que no se iba a meter en esa interna, pero que no le pudrieran el congreso.

En los distintos corazones de la Primera Sección se viene hablando de que en abril un grupo de intendentes, entre ellos el de Tigre, el de La Plata, el de Bahía Blanca, darían un paso concreto hacia la independencia del Kirchnerismo, con un proyecto de gestión provincial y una relativa y táctica prescindencia nacional. Los intendentes quieren concentrar sus fuerzas en el control de sus municipios y no comprar una guerra ajena entre fuerzas nacionales, concretamente Othacehé no quiere quedar pegado a una disputa entre Kirchner y Cobos, cuando ninguno de los dos tiene a nadie en Merlo.

Y encima muchos jefes comunales, después de junio/09 tienen una situación más complicada, con la oposición más fuerte y las secuelas de las sucesivas crisis, sumados a la inseguridad, golpeando en lo profundo de sus territorios.

Comentá la nota