Principio de acuerdo entre productores y cerealera en Sáenz Peña

Productores que reclamaban por el pago de su producción en el acceso a la planta de acopio cerealera Granagro, finalizaron la protesta cerca del mediodía de ayer, cuando el titular de la firma se acercó hasta el lugar para entablar un diálogo y citar a todos los productores perjudicados que serían entre 40 y 80 a una reunión que se realizará entre miércoles y jueves de esta semana.
Roberto Polich, dirigente de Federación Agraria Argentina, comentó a NORTE que el titular de la firma Granagro adelantó que durante el encuentro con los productores se evaluará la forma de pago, aunque estimó que podría efectivizarse a través de dinero e insumos. Además, el propietario se comprometió ante los chacareros que la soja no será extraída de los silos, pese a haber sido comercializada con anterioridad.

La presencia del titular de la firma y el compromiso asumido de resolver la cuestión, hizo que los productores disminuyan los ánimos de la protesta. En este sentido valoraron la mediación del referente de la Federación Agraria Argentina, Roberto Polich, que acompañó a los productores para llegar a un principio de acuerdo.

El conflicto se originó cuando productores de distintas localidades notaron que la intención de los propietarios habría sido cargar más de 30 camiones con la producción y comercializarla a otras cerealeras. Cabe destacar que la firma Granagro habría presentado ante el Juzgado Civil y Comercial el Concurso de Acreedores, por el cuál debe establecerse un sistema para proceder al reparto de bienes del deudor entre todos sus acreedores, en función de prioridades y anticipos de créditos que se establecen por ley.

Golpes de la crisis

Polich consideró que la situación de la firma Granagro demuestra el desmembramiento paulatino que sufrirán las pequeñas empresas dedicadas al acopio de cereales y enfatizó que "debería ser una preocupación para el Gobierno Nacional, porque todos los emprendimientos ligados con el desarrollo y la producción están siendo muy golpeados". Insistió en la necesidad de llegar a un acuerdo rentable para los productores, porque aseguró que "se trata de reservas de años que aguardaban por ser comercializadas en el momento justo".

Guardia mínima

Si bien el propietario de la empresa se comprometió a no movilizar la producción, los chacareros aseguraron que mantendrán una mínima guardia para evitar que la firma comercialice la producción en cuestión. "No podemos permitir que la producción sea sacada de la empresa, porque sino no cobramos más", sostuvo el productor Marcelo Zamosiuk.

Comentá la nota