Es Príncipe y papito

ITALIA / EL INTER GOLEO 4-0 AL MILAN: Milito sometió otra vez al Milan: gol y dos asistencias. Todos los puntas juegan para Diego.
ITALIA / EL INTER GOLEO 4-0 AL MILANEs Príncipe y papitoMilito sometió otra vez al Milan: gol y dos asistencias. Todos los puntas juegan para Diego. JUAN PABLO MENDEZ | jpmendez@ole.com.ar

Si a Diego Milito lo someten a un test de ADN deberá aceptar que es padre y abuelo del Milan. El Rossonero va al diván por el sometimiento del Príncipe. La historia comenzó en la temporada anterior, cuando con el Genoa asistió de pecho y metió el 2-0 del 14/9/08; en la vuelta, sobre la hora, puso el 1-1, el 28/1/09. La siguió en la pretemporada, con doblete en un amistoso en EE. UU., y anoche, en su primer derby oficial, tuvo una exposición tremenda: dos asistencias y un gol de penal.

Impresionante en un Meazza que se sacudió en aplausos para el argentino al ser reemplazado por Balotelli, envidia del brasileño Ronaldinho, silbado al salir. En la web del Inter los hinchas lo votaron el jugador top de una jornada de gala para el Nerazzurro: desde 1974 que no vencía por cuatro goles al Milan.

El 1-0 fue una gran expresión de tiki titki, con pases por abajo hasta que Milito se la sirvió a Thiago Motta. El 2-0 fue el determinante. Gattuso prefirió cometerle penal a Eto´o antes que dejar patear al camerunés. Fue amarilla para el tano y Diego clavó el derechazo al medio. Al toque, el debutante DT Leonardo quiso sacar a Genaro, pero como Seedorf no se había puesto los botines, el volante volvió a la cancha, con el tiempo suficiente para otra infracción: roja por pegarle a Sneijder (buen arranque, con solo una práctica). En el 3-0, Diego se entendió de maravillas con ese tren bala que es Maicon, que mano a mano liquidó a Storari. No es noticia la calidad del lateral brasileño, pero que en la Selección tomen nota que llega onfire a Rosario. El 4-0 fue una parábola enorme de Stankovic.

Milito pelea por un lugar al lado de Messi con otros puntas que están afilados (ver infografía). Vale considerar: sus dos asistencias fueron pases cruzados a compañeros que hicieron la diagonal por la derecha, típica jugada del Pulga. Y uno de los que lo sufrió fue Thiago Silva, brasileño no convocado por Dunga.

La prestación argentina se completó con Zanetti, activo y criterioso como volante por derecha (el Diez lo pondría de lateral), y Samuel, casi siempre firme, postergó a Iván Córdoba. Lo mejor fue la producción colectiva, muy contundente ante un Milan que tuvo más la pelota (29 minutos contra 24). Pero Diego lo vacunó.

Comentá la nota