El príncipe Guillermo no quiere ser un "rey en la sombras"

Lo afirma un diario inglés, ante los rumores de que sucedería a Isabel II en lugar de Carlos.
Guillermo, hijo del príncipe de Gales, de la fallecida Diana y nieto de la reina Isabel II de Inglaterra, no quiere convertirse en "rey en la sombra" ni quitarle el derecho al trono a su padre. Sus intereses para los próximos años están centrados en su carrera militar, que ejerce como piloto de helicópteros de rescate.

Según publicó ayer el diario The Sunday Telegraph, Guillermo intenta así acabar con los rumores que sugieren que sus responsabilidades como miembro de la familia real británica aumentarán porque la reina estaría dudando si dejar la corona a su nieto en lugar de a su hijo.

Las especulaciones sobre quién heredará el trono británico crecieron cuando se supo que a mediados de enero Guillermo hará un viaje oficial a Australia y Nueva Zelanda como representante de la reina. Estos actos protocolarios, tradicionalmente, fueron encargados a su padre. La decisión de enviar a Guillermo puede considerarse como una prueba de confianza de la reina hacia su nieto, de 27 años.

Su padre, el príncipe de Gales, tiene 61 años y la longevidad y aparente buena salud de la reina, de 83 años, hacen que se empiece a mirar a su nieto Guillermo, joven, guapo y sin las polémicas -y el divorcio- de su padre, como una mejor opción para sentarse en el trono de Buckingham.

Isabel II parece no tener ninguna intención de abdicar. Su madre murió a los 102 años, así que cuando muera, Carlos bien podría tener 70 u 80 años.

La reina Isabel tuvo en 2009 más de 400 actos públicos. Hasta ahora, cuando se superponían dos actos en la agenda, el encargado de sustituirla era su hijo Carlos.

Pero Guillermo es mucho más popular entre los británicos que su padre, cuya imagen nunca se recuperó tras su divorcio de Diana de Gales, la muerte de la princesa y la publicación de pruebas casi escatológicas de su relación con Camilla Parker-Bowles, ahora convertida en su esposa.

A principios de diciembre, el periódico The Mail on Sunday, que siguen las clases medias conservadoras del Reino Unido, aseguró que la reina Isabel II y el gobierno británico ya decidieron que el heredero será Guillermo.

Según la información, el gobierno habría destinado ya una dotación económica especial para campañas de relaciones públicas que "vendan" la imagen del príncipe Guillermo entre los británicos. El diario basa su información en una "nota secreta" del ministro de Finanzas, Alistair Darling.

Una decisión de ese calado necesitaría la aprobación del Parlamento y los servicios de prensa de Buckingham desmintieron la información.

Guillermo, con fama de discreto y reservado, mantiene una relación -algo tormentosa- con la joven Kate Middleton, a la que los círculos aristocráticos londinenses no ven como la esposa ideal de un futuro monarca porque proviene de una familia de clase media-alta pero sin rango noble alguno.

Aparte de esa relación sentimental, no hay más reproches a Guillermo, ya subteniente de la Royal Force y con estudios de arte, geografía e historia por la prestigiosa Universidad de St-Andrews.

Comentá la nota