Los principales candidatos piden calma y repudian agresiones.

En las últimas semanas hubo entrega de panfletos truchos, roturas de carteles y agresiones a militantes. El PJ, el PD y la UCR-Confe llamaron a la calma.
Las elecciones del 28 de junio del 2009 serán recordadas por varios motivos. El primero, porque inicialmente eran en octubre hasta que desde el Gobierno nacional se propuso adelantarlas a junio, cosa que el Congreso ratificó; segundo, porque un intendente, Víctor Fayad, decidió que las elecciones en su comuna se harían en octubre a contramano del resto del país y la provincia, y tercero, por el grado de violencia que hay en la campaña, que ya no se queda sólo con las clásicas agresiones verbales y chicanas políticas entre los candidatos a obtener un cargo, sino que llegó al punto de atacar y perseguir militantes.

Todo esto derivó en que los candidatos se muestren sorprendidos por los últimos hechos, mientras que uno de ellos les tiró la pelota a sus rivales políticos, acusando de que sus faltas de ideas fueron justamente lo que llevó a la escalada de violencia verbal y física que se ha venido dando en las últimas semanas.sorprendidos. Tanto Omar de Marchi como Ernesto Sanz y Adolfo Bermejo aseguraron estar sorprendidos por el nivel de violencia alcanzado durante la campaña.

Según Sanz, del Frente Cívico, nadie está preparado para esto, que tiene múltiples causas, aunque prefirió que se analicen "desapasionadamente" después del 28.

En tanto, que su jefe de campaña, César Biffi, además de sorprenderse por la agresión sufrida por militantes de su partido la semana pasada, también criticó la rotura de publicidades callejeras.

Bermejo, por el lado del justicialismo, aseguró que "la misma política no se merece que tengamos que lamentar estos hechos".

Sin embargo, el más duro fue De Marchi. Para el demócrata, lo que ocurre en Mendoza se produce porque "cuando no hay nada que proponer, y el pasado los condena, la respuesta es la violencia física y verbal", explicó el candidato a diputado nacional, haciendo referencia al justicialismo y a los radicales.Incluso, De Marchi denunció que como parte de la denominada "campaña sucia", en Tunuyán se encontraron con que la cartelería y los pasacalles del PD estaban "destrozados" y señaló a los radicales como los culpables de que esto ocurriera.No obstante, ante las críticas del demócrata, tanto Sanz como Bermejo aseguraron que ellos tienen propuestas y que siempre se presentaron a cuanto debate hubo, excepto al convocado por los demócratas el viernes, en el que se iba a discutir de seguridad, ya que, según explicó Bermejo, no fueron formalmente invitados, mientras que desde el Frente Cívico se aseguró que estaba claro que el debate era una "cosa mediática" y que no iban a discutir con un ex ministro de Jaque -haciendo referencia al candidato a senador del PD, Juan Carlos Aguinaga-.La semana pasada, un grupo de militantes radicales fue golpeado en Guaymallén; en San Rafael, hubo panfletos contra Sanz y otros contra el PJ, y las denuncias por roturas de carteles y pasacalles se repiten casi todas las semanas.

Comentá la nota