Los primos sean unidos.

Los primos sean unidos.
Los intendentes radicales, sin diferencias sectoriales, unidos arturistas y ricardistas, se reunieron con el vicepresidente Julio Cleto Cobos, a quien hicieron asumir el rol de componedor tendiente a concretar la gran reconciliación entre Arturo y Ricardo Colombi. Algo que por ahora suena imposible por estas tierras, podría llegar desde las manos ‘mágicas’ del enemigo público número 1 del matrimonio Kirchner.
Como un buen vino varietal, el mendocino más famoso por su discrepancia y resistencia a las políticas del Poder Central, recibió a los intendentes correntinos para escuchar ‘la otra campana’ de la discordia; porque los jefes comunales radicales sin distinción de banderías desean que se unan Arturo y Ricardo. La coincidencia es unánime, quieren que los ‘primos’ Colombi se reconcilien para equilibrar la realidad política e institucional que se vive hoy en la provincia y que afecta directamente a sus administraciones municipales.

La visita al vicepresidente Cobos fue corolario de varias rees unilaterales con cada uno de los popes de la política correntina. Numerosas fueron las oportunidades que se encontraron para dialogar de esto con el propio Arturo Colombi y tuvieron las primeras ‘señales’ fuertes durante el cónclave en Santa Ana, con la presencia de Ricardo Colombi.

Para las citas en la tierra de los nativos guácaras fueron invitados por ambos bandos tanto Arturo como Ricardo, pero el gobernador nunca respondió a los convites, en tanto que su antecesor concurrió el último martes. No obstante los latidos son muy nítidos, el gran acuerdo parece no estar tan lejos. El actual gobernador no estaría soportando ‘semejante presión’ que parte desde algunos pesados referentes del radicalismo para abrirle definitivamente las puertas de la reconciliación a su hasta hoy antagonista primo. Por las dudas ricardistas y arturistas ya baten palmas.

El inminente acuerdo entre Arturo y Ricardo tendría su ‘Cardenal Samoré’ (Beagle 1983), con el mismísimo Cleto Cobos dando la bendición.

Comentá la nota