Primeros roces en el centroizquierda

Primeros roces en el centroizquierda
El líder de Proyecto Sur justificó la abstención de seis legisladores de ese espacio porque no votaron "la farsa del Gobierno ni de la Mesa de Enlace". Sabbatella, en cambio, defendió el apoyo al proyecto oficial "por los cambios que logramos".
La votación dividida de los dieciséis diputados de centroizquierda, frente a la prórroga de las facultades delegadas al Gobierno por el Congreso, provocó un cortocircuito entre Fernando "Pino" Solanas y Martín Sabbatella. El cineasta y referente de Proyecto Sur defendió a los seis diputados que se abstuvieron en la votación de la Cámara baja, "diferenciándose de la farsa impuesta por el Gobierno y la oposición alineada con la Mesa de Enlace", y se diferenció de "la gente de Sabbatella" que votó a favor. En tanto, el intendente de Morón y diputado electo por Nuevo Encuentro respaldó la postura de los otros diez legisladores de ese mismo espacio, "por su aporte significativo al dictamen aprobado, que logró incorporar control parlamentario y límites claros a la discrecionalidad del Ejecutivo".

Solanas y Sabbatella siguieron de cerca el áspero debate de la sesión de la Cámara baja, donde también se jugaba otra pulseada entre el Gobierno y el pool sojero por la facultad de fijar retenciones a las exportaciones agrícolas. También porque 16 diputados de 4 bloques de centroizquierda –que incluía a las fuerzas que respaldaron sus candidaturas– se habían juntado para "hacer valer su peso parlamentario, fijar una agenda legislativa propia y proponer cambios al proyecto oficial".

Aunque las concesiones que le arrancaron al kirchnerismo en la negociación no convencieron a todos por igual, la mayoría de ellos trató de consensuar hasta último momento una postura única en la votación, que oscilaba entre el voto a favor y la abstención.

Entonces, Solanas –recién llegado de España– irrumpió en el Congreso y afirmó ante los periodistas que "Proyecto Sur va a votar en contra del proyecto oficial, porque no avalará un nuevo Pacto de Olivos". Dos de sus aliados, Claudio Lozano y Eduardo Macaluse, comenzaron una charla con Pino en el Salón de los Pasos Perdidos, que continuó en un pasillo más discreto del Palacio Legislativo. Luego, Solanas volvió a enfrentar a los periodistas para afirmar que sus diputados se abstendrían en la votación.

En el recinto, las posturas ya estaban divididas. Junto a Lozano y Macaluse se encolumnaron María América González, Delia Bi-suti, Verónica Benas y Lidia Naim –todos de SI– y Miguel Bonasso. "No voto a favor del proyecto oficial, pero sí a favor del acuerdo al cual pudimos arribar", dijo Carlos Raimundi en la sesión. Con esta misma mirada también votaron a favor Emilio García Méndez y Delia Bisutti (también de SI), Vilma Ibarra, los socialistas Ariel Basteiro y Jorge Rivas, las diputadas de Libres del Sur, Victoria Donda y Cecilia Merchán, y los fueguinos Leonardo Gorbacz y Mónica Belaus, que responden a la gobernadora Fabiana Ríos.

Ayer por la mañana, Solanas se diferenció "de la gente de Sabbatella que votó a favor" en una entrevista de TV. Sabbatella emitió un comunicado de respaldo a quienes votaron a favor del proyecto y afirmaba que "no vamos a discutir por los medios con quiénes apostamos a construir un espacio común en el que se resuelvan en unidad las diferencias". Proyecto Sur, en un texto firmado por Mario Mazzitelli (PSA), volvía a justificar la abstención de los otros seis diputados de centroizquierda.

Consultado por Página/12, Macaluse también tomó distancia de la puja: "Vamos a insistir en la confluencia de distintos sectores y respetamos mucho a los que votaron diferente. En este escenario de confrontación permanente, oficialismo y oposición impiden resolver los temas. Y en medio de ese vacío político las corporaciones van a querer imponerse. Ante este panorama, los sectores progresistas debemos ser muy cuidadosos".

Comentá la nota