Primeros pasos para una nueva bajada a la playa de Dunamar

Se ubicaría a 3,5 kilómetros del arroyo, en el sector conocido como piedras de Franganillo. La finalidad es cerrar la actual bajada y derivar el creciente tránsito que en verano se desplaza por las calles de Dunamar. Tampoco se permitiría el descenso de vehículos entre Barlovento y el arroyo
El proyecto para crear una nueva bajada a la playa de Dunamar y cerrar la actual evidenció avances a partir del diálogo mantenido por autoridades municipales y Alejandro Burgauer, presidente de Balneario Dunamar. El 18 del presente mes, el intendente Carlos Sánchez recorrió la posible traza del camino junto a Burgauer, el ingeniero Eduardo Groenenberg e integrantes de Obras Públicas.

La nueva bajada se ubicaría a 3,5 kilómetros del arroyo, en el sector conocido como piedras de Franganillo, hacia donde se llegaría tras pasar por los fondos del bosque de Dunamar. De esta forma, el creciente tránsito que en verano se desplaza por las calles de Dunamar sería desviado hacia un sector más alejado. En forma paralela, se implementaría el cierre al descenso de vehículos a la playa entre Barlovento y el arroyo; los pedidos en tal sentido se justifican en el aumento de veraneantes que cada año bajan en esa zona de la costa. En los últimos años, Dunamar ha tenido una enorme demanda por parte de los turistas que veranean en la zona y los servicios y playas se han mantenido sin cambios.

Entre los reclamos de la comunidad se encuentra la inseguridad en la costa por el aumento del tránsito que va desde Dunamar hacia el oeste.

Atractivos turísticos

Alejandro Burgauer indicó a LA VOZ DEL PUEBLO que "hace al menos dos años se está analizando qué hacer con el tráfico en las playas. En la provincia hay una prohibición al tránsito vehicular, pero es darse la cabeza contra la pared porque la realidad cultural es muy distinta. Cada vez hay más personas que bajan a la playa por Dunamar".

Describió las tres calles habilitadas en dirección al mar, además de hacer referencia a las limitaciones de San Martín -una de ellas- que "en los años normales se pone intransitable por la acumulación de agua entre Neuquén y Salta. Estos dos años no fue así por la sequía, no porque se haya solucionado".

En la traza que está siendo evaluada como alternativa, "la idea es entrar por avenida Gessel y por Belgrano ir derecho en dirección hacia la propiedad de la familia Massigoge, llamada La Granja. Hoy lo que es de Balneario Dunamar se extiende en línea recta hacia el oeste, se haría allí una vialidad respetando la topografía del terreno y las masas forestales para evitar trepar médanos y ralear en exceso bosques, ya que hay muy buenos montes".

En este marco, se desarrollan las gestiones entre Balneario Dunamar, propietaria de los terrenos y el municipio que para implementar la medida debe elevar el proyecto al Concejo Deliberante. Burgauer explicó que al respetar la topografía "no será un tramo derecho que puede convertirse en una especie de autopista hacia la playa, se va a desalentar que ello suceda".

Sobre el diálogo mantenido en forma reciente con Sánchez, puntualizó que "quiere impulsar esta alternativa. Formalmente empezamos las gestiones". Y si bien dejó en claro que "no es para la próxima temporada", se mostró entusiasmado porque "el proyecto es interesante". Mencionó las características del posible camino, que "estaría unos 1500 metros tierra adentro en promedio, retirado del mar, y saldría en forma perpendicular al mar donde hoy están las piedras de Franganillo".

La elección del lugar para la nueva bajada y de un recorrido por detrás del bosque obedece a que "frontalmente no se puede hacer debido a la presencia de tres o cuatro médanos muy importantes. Hay un marco legal de protección de playas, no se puede agredir al medio ambiente. Se buscará ingresar a la playa por un médano que esté medianamente forestado, con tamariscos, por la retención de suelos; en este aspecto se está trabajando con la parte Vial agropecuaria de la Municipalidad".

Dentro de los beneficios también se contempla que el camino por el bosque tendrá un impacto muy positivo para el turismo por la calidad del paisaje. "Es un lugar fuera de serie -sostuvo Burgauer-. En los primeros 2500 metros aproximadamente el bosque tiene entre 50 y 60 años. Hay todo un trabajo porque de alguna forma es abrir las puertas de este espacio a la comunidad".

Del mismo modo, para el futuro impedimento del descenso de vehículos entre el arroyo y Barlovento, se cerraría con un cerco con la posterior forestación con tamariscos en todo el frente de ese sector de la costa, completándolo con el ya existente. "Ofrecimos hacer una especie de empalizada, similar a la que incorporamos en Los Troncos, para luego forestar", afirmó.

En sus apreciaciones, subrayó: "Enhorabuena que se generen soluciones. Hay que cuidar los atractivos y se debe poner orden, en eso estamos de acuerdo con el intendente. Habrá que definir como, son temas grandes, complejos".

Prevención

En la entrevista con este diario, Burgauer señaló que "hace cinco años empezamos un trabajo de planificación de limpieza y manejo del bosque. En la costa de la provincia, hay fuego donde hay humanos ya sea por negligencia o en forma intencional. Con toda esta 'explosión' de gente los riesgos crecen y tomamos la decisión de empezar a cuidar y a hacer lo que nunca se había hecho en materia de prevención y manejo de la masa forestal".

Comentá la nota