Primeros escarceos para Bullrich

Primeros escarceos para Bullrich
El ministro que reemplazó a Posse anunció que convocará a la paritaria docente a fin de mes, pero advirtió sobre las restricciones presupuestarias. "Es un mal comienzo", avisaron los dirigentes sindicales.
"Este presupuesto que votó la Legislatura es el que tenemos y con el que nos tenemos que sentar a dialogar", aseguró ayer el flamante ministro de Educación porteño, Esteban Bullrich. Los sindicatos docentes salieron al cruce "porque el presupuesto está cada vez más reducido para educación y hay que sentarse a discutir cómo se solucionan los problemas del sistema", según señaló a Página/12 el secretario adjunto de UTE-Ctera, Alejandro Demichelis. "Que no piensen que porque cambian los nombres de los ministros van a evitar el conflicto", agregó Manuel Gutiérrez, dirigente del gremio Ademys.

Bullrich asumió en la cartera educativa de la ciudad en lugar del polémico Abel Posse, que duró apenas doce días en el cargo. El nuevo ministro avisó que el Presupuesto 2010 es "el que votó la Legislatura y con el que nos tenemos que sentar a dialogar", en un llamado a los sindicatos docentes. En ese contexto, anunció que a fines de este mes "se va a convocar a la paritaria" docente, uno de los reclamos más importantes de los maestros.

Los gremios destacaron el llamado al diálogo, pero anticiparon su postura: "La recomposición salarial del año pasado llegó al 7 por ciento, mientras que en otras ramas fue del 19. Hicimos tres paros en el último tramo del año que fueron masivos, pero no hubo respuesta", señaló Gutiérrez, secretario general de Ademys, uno de los diecisiete gremios docentes de Capital. "Si va a ser como dijo (el ministro de Economía, Néstor) Grindetti, que no iba a haber aumentos en este año, es un mal comienzo", estimó Demichelis, preanunciando el escenario que se viene.

Los gremios critican la duplicación del financiamiento de las escuelas privadas a través de subsidios de 400 a 800 millones, en detrimento de los fondos destinados a las escuelas públicas. "Para infraestructura de las escuelas, el financiamiento se redujo de 300 millones en 2008 a 150 para el 2010. No hay un peso para la creación de escuelas nuevas y, sin embargo, se gasta mucho en reparación de veredas y calles. Tenemos mucho para discutir", afirmó el dirigente de UTE Alejandro Demichelis.

Los sindicatos hicieron especial hincapié en la situación de los docentes contratados que tiene la ciudad. "Hay 3500 maestros contratados que realizan actividades permanentes que hoy están sin contrato y que el macrismo se había comprometido a resolver hace dos años", afirmó Manuel Gutiérrez. Demichelis reclamó que "los contratados tienen que pasar a planta sí o sí. Y hay 2500 docentes que tardan ocho meses en cobrar. Por eso no quieren tomar suplencias", explicó Demichelis.

Bullrich planteó que para tratar la falta de docentes primarios y secundarios en las escuelas porteñas "hay que volver a darle al maestro la capacidad para que vuelva al sistema capacitado y a los padres a que sean parte también del sistema y no se produzcan confrontaciones entre ellos".

Comentá la nota