Primeros cuestionamientos al tandilense Bossio

Horas después de su designación al frente del Anses, Diego Bossio debió enfrentar los primeros embates de la oposición, ya que su mujer trabaja en la Sigen, el órgano de contralor que pone bajo la lupa el manejo de fondos en la repartición oficial.
La diputada de la Coalición Cívica, Fernanda Reyes, esgrimió cuestionamientos "éticos" al joven tandilense, en tanto su esposa, Valeria Loira, es adjunta de la Sindicatura General de la Nación, lo cual -entiende la legisladora- resulta insostenible.

La Sigen "es el organismo encargado de controlar el manejo del Fondo de Garantía de Sustentabilidad del Anses, integrado por los 100.000 millones de pesos remanentes del anterior sistema previsional mixto".

No obstante, Bossio salió a contrarrestar las críticas de la Coalición Cívica, y dijo que "estaba a disposición" del Parlamento.

El funcionario de 29 años salió al cruce de las críticas que le formularon desde la oposición por asumir un cargo que, en algunas funciones, debe ser controlado por un organismo en el que su esposa mantiene un cargo importante.

"Voy a estar sujeto a la Ley y a disposición de los legisladores", contestó Bossio sobre este punto en declaraciones a radio Continental. "Es lo que corresponde. Los organismos de control están para advertir. Lo importante es cómo se actúe", agregó.

Sobre el manejo del Fondo de Garantía Social, el nuevo jefe de la ANSeS dijo que la "rentabilidad social" es un criterio clave.

"La administración tiene que ser prudente, racional, eficiente en rentabilidad, cuidar cada una de las inversiones que hagamos, cauteloso en las garantías y tiene que tener un criterio que sea favorable a los intereses de la Anses, empezando por la creación de empleo en blanco", culminó.

Comentá la nota