Primeros cruces por la paritaria

Los empresarios sostienen que la discusión en serio se dará recién en febrero. Reconocen que el incremento en los sueldos sería entre el 12 y 14%. Por otro lado se afirma que hasta tanto FOEVA no defina qué contiene el tacho de uva, este ítem no se puede discutir.
El próximo 14 de enero se llevará a cabo el segundo encuentro paritario entre los trabajadores de viñas y los empresarios del sector. Si bien se estima que no pasará nada en dicho encuentro, se afirma que recién la real discusión comenzará en el mes de febrero con la cosecha en la puerta tal cual ocurre todos los años.

Dos son los temas que se debaten todos los años en los primeros meses y es el aumento de salarios de los empleados de bodegas y viñas y el valor del tacho de uva. Ambos procesos se hacen en paritarias. Lo cierto es que este proceso de discusión entre los obreros y la patronal inicia generalmente en febrero pero este año tuvo algunas variables y a la fecha ya se han reunido en una oportunidad durante el mes pasado. En esa ocasión ambos sectores presentaron los respectivos poderes que los llevan a ser los representantes del sector que discute los salarios. Luego de ello se procedió a dar un cuarto intermedio hasta el 14 de enero, fecha anticipada a entender de los bodegueros trasladistas. "Nadie se encuentra en ese momento y estamos de vacaciones", dijo Angel Liotta, titular de la Cámara Vitivinícola.

Se tiene que nombrar que todos los años la discusión paritaria es muy dura y los sectores en cuestión luchan para conseguir los mejores beneficios para el sector. De hecho en 2009 se discutió y fueron tan largas las deliberaciones que no se consiguió un acuerdo paritario por el tacho o gamela de uva.

Al ser consultado sobre cómo será comportamiento de la paritaria del sector, Angel Liotta explicó que "lo que estoy seguro que se va a debatir es el sueldo de los empleados de viñas y de bodegas, en cuanto al tacho de uva no se puede discutir hasta tanto FOEVA defina que es lo que incluye". Los ruralistas sostienen que tiene que existir una definición muy clara de cómo se tiene que comportar el tratamiento del tacho de uva.

A modo de ejemplo sostienen que en los casos donde los obreros que tienen un sueldo permanente piden una licencia para ir a cosechar porque ganan más. "Los de FOEVA entienden que hay una prórroga en la relación laboral que a nuestro entender no se da porque es el propio empleado el que quiere ganarse unos pesos más dejando de trabajar al día", manifiesta Liotta. Agrega que "un hombre de campo gana mucho más si va a la cosecha que seguir en su relación laboral".

Así el panorama, los trasladistas piden que "haya una determinación concreta de lo que incluye el tacho de uva. Porque si incluye aguinaldo y otro tipo de retenciones es una cosa, si no es otra", sostuvo el dirigente.

La realidad es que "si tenemos esto bien determinado no tenemos que responder luego a reclamos laborales de gente que vino a trabajar a San Juan y luego te reclaman de cualquier parte del país", dijo Liotta.

Respecto al sueldo de los empleados de viñas y bodegas los empresarios aseguran que en 2009 se hizo un cálculo de inflación que fue inferior al que se calculó en ese momento. Por ello se estima que el incremento puede ser del "orden del 12 al 14 por ciento", sostuvo Liotta. Tiene que decirse que el índice de redeterminación inflacionario del año pasado fue del orden del 17 por ciento y sólo alcanzó 15 por ciento, con lo que los obreros ganaron un 2% en 2009.

El panorama presenta una dura discusión ya que a esto se le suma un buen momento a nivel de precios en los productos de la vitivinicultura, por lo que los obreros pretenderán avanzar en una mejoría de sus salarios.

VM

Comentá la nota