Primeros contactos por la reforma política

Oficialistas y opositores plantearon diferencias
El oficialismo y la oposición comenzaron a debatir ayer la reforma política que impulsa el gobierno de Cristina Kirchner por el cual se procurará instaurar el sistema de elecciones primarias simultáneas y obligatorias en los partidos políticos.

Dirigentes del kirchnerismo y de la oposición participaron de un encuentro organizado por la Cámara Nacional Electoral en el que se evaluaron los recientes comicios electorales.

Uno de los principales defensores del proyecto que Cristina Kirchner anunció el miércoles pasado fue el vicejefe de Gabinete, Juan Manuel Abal Medina. Del lado de la oposición participaron del encuentro representantes de Unión Pro, de la Coalición Cívica y del peronismo disidente. Aunque fue invitada al debate, la Unión Cívica Radical no envió ningún dirigente.

Al explicar la intencionalidad de la iniciativa del Gobierno, Abal Medina planteó que "mejora la institucionalidad" y comprende, entre otros aspectos, "incentivos para el fortalecimiento de los partidos políticos y transparencia para que todos tengan igualdad de oportunidades".

De parte de la oposición, que sospecha que la reforma política es una trampa para beneficiar una posible reelección de Néstor o de Cristina Kirchner, se sugirió con énfasis instaurar el uso de la boleta única, cambiar el sistema de selección de autoridades y restringir el financiamiento privado en las campañas proselitistas.

"Donde mejor funciona la democracia es donde los partidos están más institucionalizados y son más longevos", planteó Abal Medina.

La diputada electa Laura Alonso (Unión Pro) advirtió que "detrás de todo diseño de institucionalidad hay una intencionalidad política y no necesariamente tiene que ver con un mejoramiento de la política".

El cuestionamiento fue rechazado por la diputada kirchnerista Patricia Fadel, quien defendió la iniciativa, especialmente en los aspectos vinculados con "la unificación y digitalización del padrón (electoral), la posibilidad del financiamiento estatal permanente (de los partidos políticos) y alcanzar la autarquía de la justicia electoral".

Margarita Stolbizer, diputada electa por el Acuerdo Cívico y Social, encendió una luz de alarma sobre la actitud del oficialismo. "Hay una necesidad del Gobierno de que el proyecto sea aprobado casi a la carrera. Temo que eso nos impida dar profundidad al tema para que sea producto de un gran consenso", argumentó.

Comentá la nota