Primeros cambios al cobro del pavimento.

Comenzaron a hablar con vecinos de calles afectadas a la obra y con tránsito pesado. En esos casos se modificaría sustancialmente el monto a pagar. Además, se utilizarían otras alternativa para sacar los camiones de algunas cuadras
Se dijo que el proyecto que el Ejecutivo envió al Concejo Deliberante sobre el cobro de la obra de repavimentación estaba abierto, sujeto a modificaciones e incluso sobre sugerencias de la oposición. Pero sin que estas llegaran formalmente todavía, ya hay cambios en carpeta por parte del vecinalismo, y puede haber más.

Si bien la intención del cobro no se ha modificado, puede que en algunos casos existan excepciones, y sobre todo en el corredor de tránsito pesado. Después de la reacción de vecinos que innecesariamente generara la falta de información y diálogo con los frentistas afectados a la obra, enseguida comenzaron a moverse las piezas y aparecieron las primeras posibilidades de cambios.

La gran parte de vecinos que reclamaron por la repavimentación viven en calles afectadas a la circulación de tránsito pesado, y se negaban a pagar un asfalto que luego rompieran los camiones. Entonces hacía allí se direccionaron las primeras acciones desde el municipio, hablando con la gente.

Ahora han surgido las primeras novedades en torno a posibles modificaciones del proyecto de ordenanza enviado al Concejo Deliberante, que no será tratado en la sesión de esta noche sino que sobre el mismo el vecinalismo iniciará una ronda de consultas con la oposición en la búsqueda de consenso, ya que la intención no pasa por imponer la mayoría sino que todo el cuerpo, o al menos también parte de la oposición, lo acompañe.

Posibles cambios

En principio, el pavimento de Constituyentes, que es relativamente nuevo y pagado por los vecinos, y por donde el tránsito de camiones es incesante, tendría un costo mucho menor que el anunciado y hasta no se descarta que directamente no se cobre.

Un tratamiento similar tendrían otras calles afectadas al corredor de tránsito pesado, como Sarmiento y Colón, donde el pavimento ya cumplió su vida útil entonces allí se construiría uno que soportara las cargas de los camiones que transitan constantemente, mientras se cobraría el valor de un asfaltado común.

Pero paralelamente se analiza la posibilidad de generar otro corredor para el tránsito pesado, especialmente aquel que se moviliza en torno a Kraft (ex Vizzolini). Para eso se utilizarían las calles que quedan a la vera de las vías, como lo hacen entre Moreno y Sarmiento, lo que evitaría la circulación de camiones por distintas arterias cuando concurren a la balanza, reduciendo de esa manera el riesgo de deterioro de las calles.

Asimismo, en la zona de molinos, una de las calles que es doble mano para posibilitar la vuelta al tránsito pesado por avenida del Trabajador, también tendría un trato preferencial, y así se analizan también otras calles o cuadras con problemáticas similares.

Esto no quiere decir que el resto de las calles queden al margen del análisis, pero en principio y por la afectación al tránsito pesado eran las que requerían otro tipo de tratamiento.

Por otra parte, el intendente dio vía libre al presidente del bloque vecinalista para que logre el acuerdo necesario con la oposición para llegar a votar una ordenanza consensuada, para lo que se tomará su tiempo.

Habrá que ver entonces el comportamiento de la oposición con el tema, ya que han hecho públicas duras declaraciones contra la posición del vecinalismo en este tema, incluso en casos fijando la postura del caso.

No sería extraño que con el recupero de esta obra se lleven adelante otras que sugieran desde la oposición, como por ejemplo desde el peronismo han citado para los barrios Fonavi, aunque por otro lado también se manifestó desde ese sector que plantearán el no pago de la repavimentación, lo que pasaría a constituir una actitud más demagógica que racional.

Comentá la nota