Lo primero es la familia: Andión vendió tierras fiscales a Andión

El actual titular del Progano, Carlos Andión, cuando era intendente de Pampa del Infierno le vendió tierras fiscales municipales a su hija y al marido de la misma, cuando la ley de municipios dice que no se puede hacer este tipo de operaciones con familiares de hasta segundo grado. Increíblemente el Tribunal de Cuentas no hizo observación alguna de tamaña irregularidad.
Tras una minuciosa investigación, DataChaco.com pudo comprobar la veracidad de distintas denuncias anónimas que llegaron en los últimos meses a nuestra redacción, que daban cuenta de una supuesta venta de tierras fiscales de parte del ex intendente de Pampa del Infierno, Carlos Andión, a familiares del mismo.

Andión hoy es funcionario del gobierno de Jorge Capitanich. Fue designado al frente del Proyecto Ganadero del Noroeste Chaqueño (PROGANO) por el propio Capitanich allá por fines del 2007, a los pocos días de asumir en la gobernación del Chaco y a semanas de que el actual funcionario provincial dejara la intendencia de Pampa del Infierno.

Inmobiliaria Andión

Antes de alejarse de la conducción del municipio, Carlos Andión (intendente) firmó una resolución municipal, la que también lleva la rubrica de Carlos Andión hijo (secretario de Gobierno), a través de la cual resuelve transferir una fracción de tierra fiscal municipal a su hija Rosana Alejandra por un monto cercano a los 8.100 pesos.

La “venta” de esa fracción de tierra fiscal a favor de su hija se dio luego de que el mismo intendente, Carlos Andión, también a través de una resolución municipal, conceda a su yerno Daniel Juan Antonio (marido de Rosana) un terreno de 34,80 metros de frente por 45 de fondo.

Un dato curioso de las ventas de tierras fiscales de Andión es que para que Rosana Alejandra se haga, por unos pocos pesos, de un terreno de 3.180 metros cuadrados, una señora de nombre Juana, quien era la anterior adjudicataria de ese terreno, decidió “renunciar” al mismo.

Venta irregular

Según fuentes consultadas, el ex intendente Andion y actual funcionario del gobierno de Capitanich, sabía muy bien al momento de vender las tierras fiscales a su yerno e hija que lo que estaba haciendo era totalmente irregular, ya que las normas establecen que Andión no podía vender tierras fiscales municipales a parientes de hasta segundo grado y además de no tener autoridad para hacerlo, porque es el Concejo el único órgano municipal que tiene esa atribución, siempre y cuando las dos terceras partes lo aprueben.

A pesar de que la anomalía es sumamente notoria, al Tribunal de Cuentas parece que se le escapó la tortuga, si no es que la dejaron escapar, sino no se concibe como DataChaco tuvo acceso a los documentos que prueban la irregularidad y quienes dicen controlar no hayan hecho ninguna observación al respecto.

Comentá la nota