Primero Blejer

Aníbal Fernández confirmó a Blejer, pero en filas kirchneristas se desató una interna por quién debe ocupar la presidencia del Central.
La prioridad es resolver el conflicto judicial y poner en vigencia el Fondo del Bicentenario, pero una vez que el despedido Martín Redrado abandone definitivamente sus oficinas, el Gobierno deberá decidir quién será el nuevo presidente del Banco Central. El jefe de Gabinete, Aníbal Fernández, fue contundente anoche al confirmar al ex FMI Mario Blejer como sucesor de Redrado, pero distintos sectores del oficialismo postulan al actual vicepresidente del BCRA, de origen radical, Miguel Angel Pesce. El primero es una figura de peso a nivel local e internacional, mientras que el bajo perfil del segundo cumpliría un rol más funcional a la "profundización del modelo". Quien sea nombrado ocupará el cargo hasta el 24 de septiembre próximo, cuando vence el actual mandato. Ahí, el Ejecutivo nombrará a un nuevo titular para el Banco, que deberá recibir el visto bueno del Congreso. El mandato dura seis años y la Carta Orgánica permite que las autoridades sean designadas nuevamente.

"Blejer sigue siendo el candidato del Gobierno", apuntó el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Blejer volvió ayer de sus vacaciones y sigue encabezando los planes oficiales. Las dudas para que encabece la entidad provienen del mismo ex presidente de la autoridad monetaria. Ante los ojos del sector financiero internacional, estaría reemplazando al "héroe" y "mártir" de la independencia de los bancos centrales. "Blejer manifestó sus intenciones de no asumir. En este escenario no va a subir, es un hombre temeroso, muy cuidadoso de su imagen internacional. No lo veo arriesgando nada", señaló a Página/12 una alta fuente gubernamental, que en 2002 supo ocupar un lugar relevante en el gobierno de Duhalde.

En el Palacio de Hacienda la intención es que el vicepresidente del Banco se encargue de monitorear la transición de Redrado a Blejer y permanezca en su puesto actual hasta el final de su mandato. "Pesce viene del radicalismo y entró al Gobierno de la mano de Alberto Fernández, hoy distanciado. Eso no cierra entre algunos de los funcionarios cercanos a Néstor Kirchner", sostienen en Economía. Sin embargo, destacan el rol del funcionario durante la semana pasada, cuando estuvo a cargo de la entidad en forma interina y llegó a abrir la cuenta que conforma el Fondo del Bicentenario, aunque no alcanzó a depositar el dinero.

Dentro del sector que responde al oficialismo en el directorio de la autoridad monetaria "preferirían" que Pesce sea el elegido para conducir el Central, al menos hasta que finalice su mandato, en septiembre. Esgrimen fundamentalmente cuestiones técnicas: la designación de una persona externa generaría todavía más movimiento y necesidades de recambios dentro de la entidad.

Una argumentación muy similar realizan sobre Blejer desde otros sectores del Gobierno que avalan el nombramiento de Pesce: "¿Se está yendo el Chicago boy, Martín Redrado, y ponemos un ex FMI como Mario Blejer? Seguimos actuando de acuerdo con la lógica de los mercados financieros. Esa no es la forma de profundizar el modelo", cuestionan.

Tanto Blejer como Pesce encajan dentro del prototipo de banquero que reclaman los mercados y que el Gobierno convalida. Sin embargo, en algunos sectores del oficialismo proponen "aprovechar la tormenta" para impulsar el postergado debate sobre el entramado financiero-legal del país: la ley de entidades financieras vigente desde la última dictadura y la Carta Orgánica del Banco Central diseñada por Domingo Cavallo. Desde esa visión, el perfil de Pesce es más atractivo para encabezar la entidad durante la discusión. De todas formas, para Aníbal Fernández "no es el momento oportuno para llevar adelante una reforma de la Carta Orgánica del Central", según dijo ayer.

Comentá la nota