Primeras señales de inquietud de los Kirchner

Si bien Cristina Kirchner obvió cualquier referencia pública a la crisis financiera mundial -y, sobre todo, a sus efectos sobre la economía argentina-, el Gobierno reconoció ayer, por primera vez, que está preocupado por la situación.

En lugar de la Presidenta, fueron su esposo, Néstor Kirchner; el canciller Jorge Taiana; el jefe de Gabinete, Sergio Massa, y hasta la presidenta chilena, Michelle Bachelet, que está en Buenos Aires, quienes dieron a entender que a la Casa Rosada no le resulta indiferente la debacle que está conmoviendo al mundo.

Cristina Kirchner habló ayer del tema durante casi dos horas con Bachelet, según se supo de fuentes diplomáticas, pero luego evitó transmitir sus inquietudes en público. Kirchner, en cambio, sorprendió al convocar en La Plata a una "plena convergencia" política, "plural y no electoral", que conforme "una realidad superadora que pueda contener" a todos los argentinos. Algo así como una nueva concertación, pero no enfocada en las próximas elecciones, sino en acordar una política de Estado que evite que el país se vea afectado por la crisis.

Además, como para que quede claro que al Gobierno la situación le resulta preocupante, Massa informó que hoy, a las 9.30, se reunirá por primera vez en la Casa Rosada la Mesa de Seguimiento de la crisis, que él integra junto con Martín Redrado (presidente del Banco Central), Amado Boudou (jefe de la Anses), Hernán Lorenzino (secretario de Finanzas) y Claudio Moroni (titular de la AFIP). "Vamos a hacer un seguimiento de la situación para que la crisis no nos afecte", consideró Massa.

La Unión Industrial Argentina (UIA) reclamó a Massa una reunión urgente para evaluar una solución conjunta que los ayude a "minimizar el impacto de la crisis y su efecto en las cuentas fiscal y comercial, en la política cambiaria, el empleo, la producción y el nivel de actividad económica". Massa -y no el ministro de Economía, Carlos Fernández- será el encargado de ofrecer una respuesta política a la industria.

La Presidenta evitó cualquier comentario. Por la mañana, cuando el Merval caía más del 10% y el dólar había trepado a $ 3,21, Cristina Kirchner encabezó el acto de inauguración de una plataforma de explotación petrolera offshore sobre el Mar Argentino. Dio allí un discurso, en el que elogió la inversión de YPF y no hizo ninguna mención del temblor en los mercados.

Más tarde, se reunió en la quinta de Olivos con Bachelet, con quien sí evaluó la situación. "Compartimos nuestra preocupación razonable a pesar de la relativa mejor forma de ambos países para enfrentar la crisis", confirmó la mandataria chilena.

Bachelet confió que existe "preocupación" en ambos gobiernos. A diferencia de Cristina Kirchner, que opinó en otras oportunidades que la supuesta fortaleza de la economía argentina no se vería afectada por la crisis global, la presidenta chilena consideró "relativo" el estado de ambas economías para hacer frente a la situación. También anunció que ambos gobiernos mantendrán un "intercambio de información y análisis" permanente sobre la crisis.

Kirchner pide un acuerdo

Casi al mismo tiempo, el ex presidente Néstor Kirchner se refirió al tema y propuso un acuerdo político entre sectores no necesariamente afines para encontrar "una política de Estado superadora, no electoral".

El también presidente del Partido Justicialista formuló su propuesta en La Plata, durante la inauguración de la sede de la Federación de Municipios. "En estos momentos muchos prenuncian que puede haber una recesión en el mundo. Hay que estar absolutamente atentos y seguir muy, muy de cerca esta crisis internacional que es tan profunda. Es un momento de nuestra historia en el que tenemos que tener en claro que es fundamental generar toda la tarea de gobierno que lleve a una plena convivencia, plena convergencia, donde la verdad relativa de cada uno nos lleve a una realidad superadora que nos pueda contener", señaló Kirchner.

Ante el asombro de una decena de intendentes del conurbano bonaerense, Kirchner continuó: "Es un momento en el que todos los sectores deben tener la capacidad de saber sumarse a una propuesta superadora, diversa, plural, global, que no es electoral, sino que constituye las políticas de Estado que la historia nos reclama". A modo de defensa del modelo económico, agregó: "Gracias a Dios esta vez no nos toca sufrir el ir y venir de los capitales golondrina".

Finalmente, el canciller Jorge Taiana también dio su opinión durante una recepción al príncipe Felipe de Bélgica. "Vivimos una crisis que exige una solución global que debe ser tomada en ámbitos multilaterales. Esto no se soluciona con medidas paliativas de corto plazo", consideró ante el enviado belga, que llegó a la Argentina con más de 100 empresarios.

En definitiva, Taiana ofreció la opinión de la Casa Rosada, Massa demostró la preocupación del Gobierno con la convocatoria a una mesa de estudio y Kirchner ofreció una salida. Así respondió el oficialismo al terremoto financiero de ayer.

Comentá la nota