Las primeras marcas ganan terreno en las clases populares

El consumo tomó en los últimos años nuevas tendencias, con la vuelta al comercio de barrio y la elección de los productos más confiables para la mesa.
Se trata de productos que pueden llegar a costar hasta un 20 % más que otros de marcas menos reconocidas, pero son elegidos en los últimos años, por gente para la cual la casa propia, entre otros bienes se puede tornar inalcanzable.

"Para un porcentaje muy alto de la población, una de las pocas satisfacciones que les quedan es darse el pequeño lujo de comprar la marca que les gusta y poder poner en su mesa un producto de primera línea", explica Osvaldo del Río, gerente de The Nielsen Company, que realizó un estudio de consumo difundido por el diario La Nación.

También juega a favor de las primeras marcas o marcas premium la vigilancia sobre los precios que ejerce la Secretaría de Comercio, que termina de achicar la brecha con las segundas marcas.

Otra de las tendencias mencionadas en una nota publicada por el matutino porteño refiere al crecimiento del canal tradicional de venta, es decir, el comercio de barrio, sobre los grandes supermercados,

Según Del Río, la vuelta al comercio del barrio tiene que ver con la comodidad y con "una cuestión psicológica" que tiene que ver con "no gastar mil pesos de un saque", sino lo mismo o una suma superior, pero fraccionada en varias visitas.

De esa tendencia ya tomaron nota las grandes cadenas como Wal Mart, que lanzó a los barrio sus locales Changomás, de menor tamaño, y Carrefour, que localizó en varios puntos sus pequeños "Carrefour exprés"-

Comentá la nota