La primera vez de Taiana y Hillary

Se reunieron en el Departamento de Estado, en Washington, y acordaron darle mayor impulso a la relación bilateral. Hablaron de la Cumbre del G-20 y las Américas. No confirmaron una reunión entre Obama y Cristina Kirchner.
"Nos vimos tres veces en la última semana", bromeó la secretaria de Estado, Hillary Clinton, antes de recibir en su despacho al canciller Jorge Taiana. Pero si bien la sucesión de cumbres los hizo cruzarse varias veces, ayer fue el primer encuentro oficial entre ambos, en el que acordaron "ampliar la agenda bilateral" a temas que hasta ahora no figuraban –básicamente por el desinterés de Estados Unidos–, como la inclusión social y el desarrollo económico. En tanto, no se cerró la posibilidad de un encuentro en breve entre Barack Obama y Cristina Kirchner. "Cuando conversaron en Londres, Cristina Kirchner y Obama quedaron en verse en Trinidad y Tobago", sede de la próxima Cumbre de las Américas, se limitó a responder Taiana cuando lo consultaron.

Taiana se encontraba en Wa-shington para participar de los actos por el 50º aniversario del Tratado Antártico. El canciller le informó a Hillary de su viaje la semana pasada, mientras cenaban en Londres durante la Cumbre del G-20. Allí mismo acordaron la reunión bilateral. El canciller aprovechó el día en el Departamento de Estado para ver a todos los funcionarios norteamericanos que tallan en la región. Por la mañana se encontró con Dan Restrepo, director del Consejo de Seguridad y principal asesor de Obama en lo referente a América latina, y luego cerró la jornada con el subsecretario de Asuntos Hemisféricos, Thomas Shannon.

Taiana estuvo acompañado en los tres encuentros por el embajador argentino en Washington, Héctor Timerman. En cada reunión se encontraron con un discurso similar: que la Casa Blanca quiere cambiar de actitud, que ya no se tomarán más medidas en forma unilateral, que ahora es tiempo de conversar. "Queremos dialogar, no queremos imponer", insistieron los funcionarios norteamericanos.

En el gobierno argentino ven cambios notorios en el poco tiempo que lleva Obama como presidente, comparándolo con la era Bush. En principio, en lo que se refiere a Argentina, Obama ya le envió una carta y la llamó por teléfono a la Presidenta para intercambiar impresiones sobre la crisis financiera. Además, Cristina se reunió en Chile con el vicepresidente Joe Biden. Ayer fue el turno de los jefes de la política exterior.

El interés de Hillary Clinton era conocer qué evaluación hacía el gobierno argentino de la reciente Cumbre del G-20 y qué perspectivas tenía respecto a Cumbre de las Américas que se realizará la semana que viene en Puerto España, capital de Trinidad, y que funcionará como la presentación de Obama ante los mandatarios de la región.

Con respecto al G-20, Taiana y Hillary coincidieron en que el resultado fue alentador, pero que ahora había que esperar su implementación. Con diplomacia, el canciller argentino habló de un cambio de actitud de Estados Unidos en el grupo a partir de la llegada de Obama, que permitió también un cambio en los contenidos de la resolución final. Clinton explicó que la Cumbre de las Américas sería una buena oportunidad para analizar cómo poner en marcha en la región los postulados que alumbró el G-20, contrarios al "enterrado" Consenso de Washington. "Las consecuencias de la crisis no deben pagarlas los más pobres", deslizó Clinton.

Respecto del evento en Trinidad y Tobago, la preocupación del Departamento de Estado es que la cumbre no se vuelva monotemática, con los países latinoamericanos reclamando a voz en cuello el fin del bloqueo a Cuba. "La verdad es que no quieren que se repita lo de la cumbre de Mar del Plata", explicaba un hombre de la Cancillería. En aquel encuentro, en 2005, George Bush aterrizó con la intención de imponer el ALCA, pero se encontró con el rechazo de los países del Mercosur. No hubo acuerdo en nada. "La idea es que ellos no van a buscar imponer nada, pero tampoco que se esté todo el tiempo hablando de lo mismo", explicaban.

De esto no se habló en detalle en el encuentro entre Taiana y Hillary, en que se habló más en general, sino en el que mantuvieron después con Shannon. En esa última reunión hubo un repaso en detalle de la situación de cada país –hubo preguntas puntuales sobre Venezuela y Bolivia, también opiniones sobre el proceso en marcha en Cuba– y acordaron mantener el esquema de reuniones bilaterales semestrales entre funcionarios de Argentina y Estados Unidos.

Lo que no pudo cerrarse, pese a las especulaciones, fue la reunión entre Obama y Cristina Kirchner. Timerman y Taiana saben que esa decisión no está en manos de Hillary Clinton, sino de una oficina de protocolo de la Casa Blanca que se encontraba viajando junto al presidente por Europa. Con todo, los argentinos dejaron abierta la posibilidad de que ambos presidentes se reúnan en Trinidad y Tobago al recordar aquel diálogo de despedida en Londres. "Las bilaterales de Obama se van a empezar a decidir esta semana y, si se hace, lo más probable es que nos enteremos 48 o 72 horas antes", respondían en Cancillería.

Comentá la nota