La primera ronda de negocios por el túnel.

Se realizó ayer en Pocito y participaron unos 50 empresarios de turismo, construcción, inmobiliaria y gourmet.
Unos 20 empresarios chilenos de la IV Región y 30 de San Juan realizaron ayer en Pocito la primera ronda de negocios gestionada por los empresarios que conforman el Frente Paso de Agua Negra; en el marco de la reunión del XVIII Comité de Integración Paso de Agua Negra que comenzó ayer en la provincia y continúa hoy (ver aparte).

La meta del encuentro empresarial era lograr buenos negocios, principalmente en cuatro sectores: Turismo, inmobiliaria, construcción y productos gourmet. Por eso ayer los chilenos desplegaron en la mesa de trabajo sus productos delicatessen y presentaron el resto de su oferta, con la idea de que en la próxima reunión serán los sanjuaninos los que lleven la suya a Chile.

Aunque nadie esperaba que nacieran negocios concretos en el día de ayer, todos eran conscientes de la necesidad de "conocerse y establecer vínculos permanentes con miras al túnel de Agua Negra".

Raúl Saldívar, alcalde de La Serena destacó que "el dinamismo que se vaya a generar de estos intercambios va a depender de la consolidación de la ruta por Agua Negra; partimos con cuatro áreas pero esto tiende a multiplicarse", dijo. Luego agregó que tanto el sector público como el privado están avanzando

hacia una integración "que dará garantías de una mejor calidad de vida para nuestros pueblos".

La concreción del túnel de Agua Negra, dijeron, significará un crecimiento económico y social de ambos lados de la cordillera: Para los chilenos de la IV Región será llegar más rápido y mejor a grandes mercados del país, como Córdoba, Santa Fe o Buenos Aires y también atraer inversiones del Centro argentino; y para los locales significará una mejor salida a los puertos del Pacífico, ganar nuevos mercados y la posibilidad de asociaciones con empresas chilenas.

Carlos Martín, presidente del Frente Paso de Agua Negra (que nació el año pasado) destacó que las comisiones ya trabajan también en el estudio de los temas normativos, tributarios y fitosanitarios de ambos países, que pudieran generar a futuro algún problema en la integración económica de las regiones. Esto surgió a partir del primer proyecto de producto conjunto, el vino bivarietal argentino chileno, que por las leyes de Argentina y de Chile, aún no pudo concretarse.

Una puerta

"Si uno quiere masificar sus ventas debe apuntar a las ciudades grandes y siempre hay que tener una puerta por donde ingresar, nosotros creemos que San Juan puede ser una buena puerta para cumplir con ese objetivo", dijo ayer el chileno Alfonso Sánchez Barrera, gerente de una empresa de productos gourmet.

Por su parte, Ana María Astudillo Steppes, de la empresa chilena de turismo aventura Delfines, señaló que esperan crear en San Juan "fuertes lazos para desarrollar nuestro turismo, pero también estamos abiertos para escuchar su oferta".

Comentá la nota