Primera reunión de la conciliación

Obligatoria: el gremio reclama un aumento salarial del 15 por ciento y abrir la negociación para implementar el pago del plus patagónico para los empleados mercantiles. Ante la negativa de los comerciantes inició un paro de 72 horas que fue frenado por la concialiación obligatoria.
El Centro Empleados de Comercio de Santa Rosa y los representantes de las grandes cadenas de supermercados y la Cámara de Comercio local, se verán las caras este lunes en la primera audiencia de la conciliación obligatoria dictada por la Subsecretaría de Trabajo la semana pasada.

El gremio había convocado a un paro de actividades los días 22, 23 y 24 de diciembre, por la negativa de las empresas a otrogar un incremento salarial y abrir las negociaciones por la implementación del plus patagónico. Pero el organismo oficial, el primer día de la protesta, que se hizo sentir con fuerza en los supermercados, cortó la huelga con una medida de conciliación obligatoria.

En lugar de fijar la reunión en forma urgente, antes de las jornada del 24 -cuando más ventas se registran en la ciudad-, Trabajo dilató el encuentro para este lunes. Esta actitud, en cierta medida favorable a los intereses patronales, provocó honda molestia entre los dirigentes mercantiles. Además, los plazos de la conciliación evitan que haya más medidas de fuerza antes de fin de año.

El paro de tres días había empezazo con alto acatamiento el martes. En las grandes cadenas, hubo una adhesión del 95% en algunas sucursales. Antes de la medida de fuerza, había habido negociaciones, pero las empresas no ofrecieron nada.

El gremio sólo acordó una recomposición con algunas firmas de venta de electrodoméstios. Inclusive en Megatone lograron el denominado "Acuerdo Santa Rosa", un porcentaje que algunos dirigentes asimilaron a un adelanto de lo que sería el plus patagónico.

El reclamo gremial es del 15% de aumento salarial y la implementación del plus patagónico, con un 20% sobre el sueldo.

El plan de lucha de los mercantiles se había inciado, en realidad, el 8 de diciembre. Ese día hubo escraches a los negocios que abrieron sus puertas a pesar del feriado. Denunciaron que los comercios obligan a los empleados a concurrir a trabajar.

Comentá la nota