Primera renuncia por el escándalo de los gastos

El subsecretario de Justicia dejó su cargo
LONDRES.- El escándalo que salpica a decenas de políticos británicos por abusar de los gastos a cuenta del erario se cobró ayer su primera víctima en el gobierno de Gordon Brown, con la dimisión del subsecretario de Estado de Justicia, Shahid Malik.

El funcionario, de 41 años, anunció su renuncia temporaria hasta que se resuelva una investigación en su contra, a pedido del propio Brown, para aclarar si quebrantó el código ético de conducta al aprovechar su cargo para conseguir ventajas fiscales.

Malik, sin embargo, sostuvo que no existe razón alguna por la que deba disculparse y aseguró que las partidas que incluyó como gastos derivados de su función en el marco del sistema de compensación para los diputados se ajustaron en todo momento a la ley.

"No he hecho nada inapropiado. Lo que he gastado es lo que ha gastado cualquier otro miembro del Parlamento", señaló Malik, quien, según reveló el diario The Daily Telegraph , pidió el reembolso máximo de dinero autorizado (100.000 dólares en tres años) para el alquiler de una residencia secundaria en Londres, además de pagar apenas 150 dólares por semana -un precio inferior al del mercado- por su residencia principal en las afueras de Londres.

El gobierno británico informó que si la investigación en marcha demuestra que Malik (el primer musulmán nominado a un cargo político en toda la historia de Gran Bretaña) no hizo nada ilegal, el funcionario retomará sus funciones. "Hasta entonces, renunciará al cargo, pero no será reemplazado", aseguró un vocero de Downing Street.

El escándalo sobre gastos de funcionarios que salpica al conjunto de la clase política británica comenzó días atrás, cuando The Daily Telegrap h publicó los abusos de numerosos diputados, algunos de los cuales son también ministros, que han aprovechado un laxo sistema legal de reembolso de gastos para costearse extravagancias, como la limpieza de una piscina privada y la remodelación de una cancha de tenis.

El propio Brown, incluso, fue alcanzado por las acusaciones del diario, que reveló que el premier pagó 10.000 dólares a su hermano Andrew por los servicios de limpieza de una vivienda en Londres.

Ayer, por otro lado, una encuesta publicada por el diario The Sun mostró que, debido al escándalo de los diputados que han abusado de las arcas públicas para sus gastos personales, el gobernante Partido Laborista volvió a perder apoyo de forma masiva y alcanzaría ahora sólo el 22% de los votos.

El Partido Conservador, que lidera el opositor David Cameron, en tanto, recibiría actualmente el 41% de los apoyos en unas elecciones parlamentarias, pese a que también varios de sus miembros están bajo la mira.

Comentá la nota