Por primera vez se regulará el uso de tierras

El gobierno busca preservar la riqueza de su economía agrícola y delimitará las zonas urbanas e industriales.
En el departamento de Pocito hay lugares que se caracterizan por su excelente producción agrícola, zonas que son parte fundamental de la más importante producción sanjuanina, como Quinto Cuartel, la propia villa Aberastain o las villas Nacusi o Barboza, entre otras. Pero muchas de esas hectáreas ricas y únicas para sembrar están en peligro de desaparecer por la expansión desordenada de viviendas e industrias que podrían ubicarse en otras tierras que no tienen destino productivo.

Un trabajo presentado por la Universidad Nacional de San Juan, por encargo del municipio de Pocito, propone zonificar ese departamento -uno de los más ricos territorios de la cuenca agrícola sanjuanina-, para definir hacia dónde se debe expandir la zona urbana y la industria, para proteger la zona rural (ver infografía).

Se llama plan de ordenamiento territorial y forma parte del plan estratégico a 20 años que se ha planteado el departamento.

"Pocito es un departamento cuya principal economía es rural. Si no proteges la tierra, en un tiempo más te quedás sin los recursos. Nosotros como gobierno debemos establecer adónde se van a venir a vivir, las pautas sobre la radicación urbana en el departamento", dijo Sergio Uñac, intendente del departamento.

Uñac ha encarado la primera regulación del uso de la tierra en San Juan, y muy probablemente la única en el país que incluye un ordenamiento tanto urbano como de terrenos rurales. "Formamos parte del Valle de Tulum, que es muy chico para que lo dilapidemos", agregó.

Marco jurídico

¿Pero cómo se podrá impedir a un chacarero que venda su finca para construir un barrio, por ejemplo? Los límites los pondrá el propio municipio, por medio de la sanción de una próxima ordenanza; y también la Dirección de Planeamiento y Desarrollo Urbano que ha intervenido en el diseño del plan y es la encargada de dar las autorizaciones para construir.

"Esto no va a dormir en un cajón: el proyecto va a tener un marco jurídico, por ordenanza municipal para que tenga fuerza de ejecución. Pero además las autorizaciones que otorga la municipalidad y Planeamiento de la provincia van a estar en función de este plan de ordenamiento", explicó el intendente.

La ejecución del plan a largo plazo está garantizada además por la participación ciudadana: A lo largo de los últimos 10 meses unos 3.000 pocitanos participaron en más de 25 talleres. Puede ser que un futuro intendente de otra línea política quiera derogar la ordenanza pero se encontrará con la resistencia de una buena porción de referentes del pueblo.

El plan

Hay ciertas zonas donde no se permitirá la construcción de barrios, por ejemplo en aquellas que son eminentemente productivas como Quinto Cuartel o Villa Aberastain (ver en página 3). O quizá ocurra que se permita la construcción pero no en terrenos de 300 metros cuadrados para hacer un barrio extremadamente poblado y que complique el entorno rural del departamento.

Uñac dijo que en zonas rurales, donde se justifique la realización de un country, no de un barrio del IPV, "se analizará y se le dará un metraje definido al terreno". No está muy claro en las conclusiones del estudio hacia donde se expandirá la industria, pero sí habla de aprovechar tierras que no tienen destino productivo, tierras con alta salinidad o napas freáticas muy altas, que quizá se pueden adaptar para forestación como actividad industrial.

Comentá la nota