La primera pulseada pasa por comisión

La primera pulseada pasa por comisión
El plenario está convocado para las 10 con el titular del Comfer. La oposición anticipó que tratará de boicotearlo.
Hoy será la primera escaramuza entre el oficialismo y la oposición por el proyecto del Gobierno sobre Servicios de Comunicación Audiovisual. El núcleo duro opositor –la UCR, CC, PRO, el cobismo y el peronismo disidente– llegó a un acuerdo para "resistir el proyecto oficial" y podría boicotear el plenario de las comisiones de Comunicación, Presupuesto y Libertad de Expresión convocado para hoy a las 10. El titular del Comfer, Gabriel Mariotto, abrirá el debate de la iniciativa oficial. El kirchnerismo irá a la reunión de Libertad de Expresión convocada por su presidenta, la radical Silvana Giúdici, una hora antes del plenario para bloquear con su mayoría numérica la estrategia opositora.

El apuro oficialista para tratar el proyecto precipitó las definiciones de la oposición. Ayer, casi todas las bancadas opositoras fijaron su estrategia parlamentaria sobre el proyecto del Gobierno frente a las cámaras de TV y flashes fotográficos. El abanico opositor más duro volverá a reclamar el giro a otras cuatro comisiones legislativas para fundamentar el intento de frenar el inicio del debate. En tanto, el socialismo se abrió de sus socios del Acuerdo Cívico y Social con proyecto y críticas propias: que a los cambios en la autoridad de control y la negativa de la participación de las telefónicas en el negocio, sumó el capítulo del reparto de la publicidad oficial.

Los diputados del centroizquierda también dividieron aguas: Proyecto Sur y Miguel Bonasso irán con sus proyectos alternativos, mientras que Solidaridad e Igualdad y el Encuentro Popular y Social impulsarán cambios en el texto oficial, aunque hasta ayer a la noche seguían las reuniones. Unos 60 diputados K se reunieron por más de tres horas con Mariotto, con la presencia de pocos aliados pero con la presencia de los cinco chubutenses que responden al gobernador Mario Das Neves.

"Este proyecto propone restricciones graves a la libertad de expresión y a la libertad de prensa", abrió Giúdici ante los periodistas en la rueda de prensa convocada por la oposición. "Queremos impedir que el Gobierno se apodere de los medios de prensa", continuó el macrista Federico Pinedo, que habló en nombre de Unión-PRO ante la ausencia del empresario multimedia Francisco de Narváez. "Es una falta de respeto total al Parlamento", apuntó la cívica Elsa "Tata" Quiroz. "No entendemos la urgencia", sumó Jorge Sarghini, que preside el bloque Unión Peronista, que armó Felipe Solá. "No defendemos a nadie en particular", se preocupó en aclarar el cobista Daniel Katz.

En la rueda de prensa hubo más de una docena de diputados, entre los que estuvo Horacio Alcuaz (GEN), que tiene su propio proyecto respaldado por Margarita Stolbizer. Giúdici llevó la voz cantante: reclamó el giro del proyecto a otras cuatro comisiones y repitió que no están de acuerdo en que lo trate este Congreso, "con una mayoría circunstancial que tiene fecha de vencimiento: el 10 de diciembre". El jefe de los diputados radicales, Oscar Aguad, sumó que la autoridad de aplicación que propone el proyecto es "inaceptable", que "las frecuencias no pueden ser revisadas" y que las telefónicas "no pueden entrar al negocio de los medios".

Aunque aún no hay una postura única sobre la línea fina de la estrategia parlamentaria, el grupo opositor más duro pondrá hoy a prueba el acuerdo embrionario. Giúdici convocó a una reunión de la comisión de Libertad de Expresión para las 9 –una hora antes del plenario– donde plantearán sus críticas y hasta podrían desistir de concurrir al plenario en el que expondrá Mariotto. "No lo hemos acordado aún", respondió Giúdici cuando la consultaron sobre el probable boicot opositor.

El kirchnerismo, que tiene mayoría en esa comisión, ya trazó su contraataque. Sus diputados irán a la reunión para batallar por la presencia de los miembros de esa comisión en el plenario posterior. "Dicen que quieren debatir, pero en realidad quieren rehuir la discusión", afirmaron desde el bloque K.

En su primer alineamiento de la tropa propia, el bloque oficialista juntó 61 diputados para escuchar a Mariotto. No hubo aliados –a pesar de las invitaciones cursadas– fuera de uno de los seis santiagueños del Frente Cívico y Social. Aunque contra todos los pronósticos, los cinco diputados que responden al crítico gobernador de Chubut, Das Neves, ya lanzado a la carrera presidencial. Graciela Camaño, una de las ausentes, ya anticipó su rechazo a la iniciativa oficial.

La Concertación tiene proyecto propio y varias críticas, aunque dará debate. "No puede ser que tres empresas concentren el 70 por ciento de los medios de comunicación", afirmó Silvia Vázquez. Ayer a última hora tenían pactada una reunión con Mariotto.

Los diputados K apabullaron a preguntas al titular del Comfer. No hubo cuestionamientos pero sí mucha preocupación por cómo resolverá la futura ley las características particulares de cada una de sus provincias. "No va a ser un debate rápido pero sí profundo", resumió Mariotto ante los periodistas al salir del encuentro. Allí, también insistió en que el debate está abierto "para sacar la mejor ley" y dijo que las críticas sobre "el trámite exprés" del oficialismo "es una excusa para no debatir". Luego lanzó una advertencia a quienes proponen revisar la ley después del recambio legislativo: "Si después del 10 de diciembre quieren volver a la ley de la dictadura, que lo expresen ahora".

Comentá la nota