Primera prueba de fuego para Boudou: reunión con Moreno

Por: Carlos Burgueño

Amado Boudou debutará hoy, y con una prueba de fuego, como titular de Economía. Será a las 10.30 en el Ministerio de Producción, cuando se reúna el autodenominado comité de crisis. El marco servirá para develar una incógnita clave: saber si efectivamente Guillermo Moreno se encuadra bajo su autoridad, o si el secretario de Comercio Interior continúa moviéndose con independencia y la libertad con que se manejó hasta ahora.

Ambos funcionarios participarán del encuentro donde además se sentarán la ministra de Producción, Débora Giorgi, y el de Trabajo, Carlos Tomada. Como participante especial, en esta oportunidad también concurrirá el jefe de Gabinete, Aníbal Fernández. Sucede que Fernández fue hasta la semana pasada ministro de Justicia y Sergio Massa, su antecesor, no tenía invitación oficial para participar de los debates del comité, por pedido expreso de Néstor kirchner.

La reunión de hoy tendrá, además, otra novedad. Será la primera vez que un ministro de Economía concurre a la cita. Carlos Fernández no participaba de estas cumbres de los lunes, por decisión de los Kirchner, que consideraban al ex titular del Palacio de Hacienda irrelevante a la hora de cómo manejar las políticas locales ante la crisis financiera internacional. La situación cambió con la llegada de Boudou, aunque igualmente formaba parte del cuarteto original del comité como titular de la ANSES.

La agenda del día a discutir será la más importante en semanas. Se debatirá la forma en que Economía manejará hacia adelante la situación sectorial y la marcha del Repro, (el esquema de ayuda a empresas con problemas de continuidad que merecen el desembarco de algún tipo de salvataje oficial).

Prestamista

Hasta la semana pasada, Boudou participaba de este tipo de esquemas como prestamista, a través del manejo de los fondos de la ANSES. Fue desde este comité, por ejemplo, que se resolvieron los salvatajes de General Motors y Papelera Quilmes (ex Massuh), con dinero proveniente de los Fideicomisos del Banco Nación, que a su vez se financian con los fondos de la ANSES. Será el turno ahora para que Boudou pueda dar su visión del destino que puede tener este dinero que maneja el organismo y la forma de suministrarlo a las empresas.

El comité además tendrá que discutir sobre otro capítulo: el llamado al diálogo sectorial que impulsó Cristina de Kirchner el jueves desde Tucumán. Sobre esto, las novedades las llevará Tomada. Informará a sus colegas, que se reactivará la agenda de concertaciones laborales que, junto con el titular de Planificación, Julio De Vido, mantenían hasta diciembre pasado con sectores empresarios y sindicales. Hasta ese mes, y en la búsqueda de un esquema embrionario del Consejo Económico y Social, Tomada y De Vido habían mantenido largas conversaciones (alguna de ellas bastante productivas). Luego, primero las vacaciones, y el adelantamiento de las elecciones después, hicieron que se suspendiera la agenda.

Tomada y De Vido tienen preparadas las invitaciones para que participen de estos diálogos la Unión Industrial Argentina (UIA), las asociaciones bancarias, la Cámara Argentina de Comercio (CAC) y la Cámara Argentina de la Construcción (CAC). También participarán la Confederación General del Trabajo (CGT) y la Central de Trabajadores Argentinos (CTA). Los dos ministros también tendrán un privilegio especial. Serán los primeros representantes del Gobierno, que en estos diálogos sectoriales reciban a los cuatro dirigentes que integran la Mesa de Enlace y representan al campo, además de citar en Trabajo al titular del gremio que nuclea a los empleados agropecuarios, Gerónimo «Momo» Venegas.

Con respecto a la cita de hoy, Guillermo Moreno aclaró ayer a los organizadores que puede llegar algo tarde. Desde las 8 y hasta las 10 tendrá que presidir la reunión de directorio de la Papelera Quilmes en el sur bonaerense, trabajo que el secretario asume con más pasión. Muchos dicen incluso que éste podría ser el destino final de Moreno, una vez que los Kirchner decidan cómo desarmar el nudo que el funcionario deja en Comercio Interior.

Comentá la nota