En la primera parte del año no habrá aumento de la luz

El ente regulador no hará este mes la audiencia para discutir el ajuste del semestre. La causa: No subieron los costos.

Resulta curioso a veces comprobar cómo la crisis mundial -y especialmente la fuerte baja que afecta a metales como el cobre- puede traer alivio a los bolsillos de los sanjuaninos. Y sin embargo, es así.

Esa caída de los valores internacionales de metales que son vitales para el sector eléctrico causó que este mes no corresponda ni siquiera discutir en audiencias públicas un aumento de la tarifa de la luz en San Juan, según anunció ayer a DIARIO de CUYO el presidente del Ente Provincial Regulador de la Electricidad (EPRE), Jorge Rivera Prudencio.

Esa revisión tarifaria se hace cada seis meses -en mayo y en noviembre de cada año-, cuando un índice de inflación técnico, denominado VAD (Valor Agregado de Distribución), se dispara e indica que corresponde convocar a audiencias.

Pero eso no ocurrió este mayo, según informaron ayer desde el organismo regulador; lo que implica que las tarifas eléctricas que cobran en esta provincia las distribuidoras Energía San Juan y Decsa en Caucete permanecerán quietas por lo menos hasta noviembre próximo. Ese mes recién volverán a revisarse los aumentos de costos que pueden derivar en un ajuste en la boleta.

Se trata de la primera vez desde el 2005/2006 -años en que se fijaron valoras base de la tarifa por 5 años (ver recuadro)-, que no se dispara un llamado a audiencia publica semestral en San Juan.

Desde el 2007, y dos veces al año; aumentó la luz en San Juan por este mecanismo de audiencia extraordinaria. La última vez fue la de diciembre de 2008, discutida el mes anterior; en que la luz subió un 4,49% (ver infografía).

"Este mes no habrá audiencia pública dado que el cálculo que se ha efectuado del indicador que muestra la evolución de los componentes del costo de la tarifa muestra que la variación ha sido casi nula desde noviembre (del 2008) a la fecha. Se está por debajo, bastante por debajo del disparador de audiencias", dijo ayer Rivera Prudencio.

Causas

El titular del organismo regulador eléctrico agregó que eso se explica "sustancialmente" por una reducción de los precios del equipamiento y los materiales eléctricos. Y mencionó en ese sentido especialmente la fuerte baja internacional del cobre, además de las del hierro y aluminio. En promedio, el precio del metal rojo cayó un 56% durante los primeros tres meses de 2009, respecto al 2008 (ver aparte).

El impacto de esos metales tienen un gran peso en los costos de capital y en las inversiones de las empresas distribuidoras. Esos dos componentes forman parte de la tarifa, como también lo hace el costo operativo. En este último factor pesa mucho el costo de personal, algo que en los últimos meses, y como consecuencia de la crisis; tampoco ha tenido variaciones. "Se valorizan con el coeficiente CVS privado y general, y ambos están muy amesetados", explicó Rivera Prudencio.

Ahora, de aquí a noviembre -cuando deba volver a revisarse la tarifa- pueden suceder dos cosas: Que la economía mundial repunte, lo hagan también los precios de los metales y entonces se deba discutir un ajuste tarifario eléctrico. Pero si la tendencia de los precios de los insumos sigue a la baja también puede suceder que se dispare una audiencia para bajar la tarifa. "Exacto, si el indicador VAD se dispara para abajo del 2,5% se debe convocar a una audiencia pública para bajarla", aseguró ayer Rivera Prudencio.

En los pasillos de Energía San Juan ayer temían que eso sucediera este mes, lo que implicaría una baja en el flujo de sus ingresos de los próximos meses. Ahora, en la distribuidora -y paradójicamente, también en los consumidores- habrá alivio por los próximos seis meses.

Comentá la nota