Por primera vez desde 2003, la Provincia cerrará el año con déficit

Por primera vez en los últimos seis años, el resultado del ejercicio presupuestario del Gobierno provincial sería deficitario.
Esto, según la proyección que oficializaron ayer en la Legislatura Mónica Zornberg y Eduardo Gauna, secretarios de Administración Financiera y de Ingresos Públicos del Ministerio de Finanzas.

Invitados por la Comisión de Economía para explicar detalles del proyecto de Presupuesto 2010, Zornberg informó que el ejercicio que concluirá en 50 días registrará un déficit de casi 135 millones de pesos. Un desajuste que no registraban las finanzas públicas desde 2003, y que obliga a la administración de Juan Schiaretti a tomar medidas que la oposición calificó de "regresivas".

Aunque la funcionaria dijo que el déficit se corregirá "rápidamente", con un superávit de poco más de ocho millones de pesos estimado en el proyecto de presupuesto de 2010, no pudo evitar que el desajuste se relacionara, en el acto, con el incremento de la presión tributaria que se prevé para 2010.

Para los funcionarios, tuvieron mucho que ver en la generación del déficit actual la crisis global, la desaceleración de la actividad comercial, el conflicto con el campo y, en especial, la sostenida reducción de los ingresos provenientes del Estado nacional, en un renovado reclamo a la política de reparto de impuestos del kirchnerismo.

Aumentos. Fue el secretario de Ingresos Públicos quien explicó detalles de los aumentos que se aplicarán en algunos tributos, a saber: en los impuestos sobre el Inmobiliario Urbano, Ingresos Brutos y Sellos, además de los "retoques" que se aplicarán para el cobro total del Inmobiliario Rural (en 2010 no se condonará la quinta cuota como se hizo este año).

Inmobiliario Urbano. Como adelantó este diario, el incremento en el impuesto Inmobiliario Urbano alcanzará al 46 por ciento del 1,6 millón de inmuebles que tributan en la provincia, con aumentos que van del uno por ciento al 48 por ciento.

¿Quiénes tributarán? Funcionarios de la cartera dijeron a este diario que, en general, pagarán incrementos los inmuebles que tengan en la actualidad una base imponible superior a los 10 mil pesos. Como se indica en la infografía que ilustra esta nota, el valor de la base imponible figura en el cedulón del impuesto Inmobiliario Urbano. Si en el suyo, el valor indicado es superior a 10 mil pesos, seguramente pagará con aumento.

El dato más significativo es que unos 400 mil inmuebles sufrirán incrementos de 20 por ciento a 48 por ciento respecto de lo que pagan en la actualidad.

El dato surge de la escala que proporcionó Gauna: 883.496 inmuebles no sufrirán aumentos; 258.386 tendrán un incremento de hasta 20 por ciento; 338.579 inmuebles pagarán incrementos de 20 a 40 por ciento; y 60.451 inmuebles, de 40 a 48 por ciento.

Comentá la nota