Primera decisión de Boudou: volver al mercado internacional

Primera decisión de Boudou: volver al mercado internacional
El flamante ministro se abocará a renegociar con los holdouts y el Club de París, para poder volver a emitir un bono en el exterior el año próximo y aliviar así el programa financiero. Bossio tomó el control de la estratégica ANSeS, pero deberá lidiar con la resistencia interna de los directores del organismo
El flamante ministro de Economía, Amado Boudou, definirá en las próximas horas los nombres de los integrantes del equipo que lo secundarán en el Palacio de Hacienda. Ayer mantuvo por la mañana una reunión a solas en Olivos con la presidenta, Cristina Fernández de Kirchner, para definir los ejes de su gestión.

Acordaron trabajar en dos líneas de acción: apuntalar la marcha de la alicaída economía con una dosis creciente de políticas activas y comenzar a moverse para despejar el programa financiero 2010, lo que incluye reactivar la negociación truncada por la deuda en default con los acreedores y el Club de París. Ello habilitaría alguna posibilidad de volver el año próximo a emitir un bono en el mercado internacional de capitales.

En declaraciones radiales, Boudou expresó ayer que intentará "que la Argentina crezca, que se potencie la creación de empleo, y que tenga superávit fiscal y comercial. Y también que vuelva al mercado de crédito". El funcionario enfatizó la importancia de "acceder al mercado de financiamiento", dado que esta es "una de las instrucciones que la presidenta me dio y yo pienso de manera similar", dijo.

Hay dos temas centrales que quedaron en agenda para más adelante. Boudou los tiene en carpeta, pero se tomará su tiempo para encararlos. El primero es una reestructuración del cuestionado Indec. Aquí las riendas las lleva el secretario de Comercio, Guillermo Moreno, quien ya avanzó en un boceto de lo que sería una reformulación integral del organismo. El segundo tema es recomponer la relación con el mundo empresario. No sólo con los industriales, sino principalmente con el campo. Una decisión a la que todavía es reticente el matrimonio Kircher.

Públicamente Boudou desestimó la injerencia de Moreno en el Palacio de Hacienda: "La Presidenta me designó a mí como jefe de la cartera Económica y voy a ejercer como jefe de la cartera", resumió.

El ministro saliente, Carlos Fernández, llegó temprano ayer al Palacio de Hacienda y se despidió personalmente de cada uno de sus colaboradores. Apenas cruzó unas palabras con Boudou en los minutos previos a la asunción de este último en la Rosada. Quedaron en trabajar juntos durante el fin de semana largo para definir los nombres de los funcionarios que asumirán las distintas secretarías de Economía.

Fernández se tomará unos días de descanso, pero es casi un hecho que continuará en el Gobierno en algún otro destino aun por definir. Se mantendrían en sus puestos los secretarios de Hacienda y Legal y Administrativa, Juan Carlos Pezoa y Ofelia Cedola. Los otros dos secretarios, Martín Abeles (Política Económica) y Hernán Lorenzino (Finanzas) aún esperan tener contacto con las nuevas autoridades para definir su continuidad.

En el entorno de Boudou creen que renegociar la deuda aun en default en manos de los holdouts (unos u$s 30.000 millones) y regularizar los pasivos con el Club de París (u$s 6.600 millones) son dos medidas clave para volver a salir el año próximo al mercado internacional a colocar un bono. Sobre todo teniendo en cuenta que el superávit fiscal se achica mes tras meses y los fondos de la ANSeS no serán eternos. Ello –dicen cerca de Boudou– permitiría en paralelo tener abierta la puerta para un potencial retorno al FMI, una manera elegante de volver sin que se note.

Comentá la nota