Por primera vez en la crisis, España intervino una financiera

Es la Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha, en problemas desde hace meses. El gobierno inyectará 9.000 millones de euros para garantizar los depósitos. Las autoridades insisten en que el sistema financiero español sigue siendo "sólido".
La devastadora crisis mundial había respetado singularmente a los bancos españoles y, en general, a las entidades financieras. Pero ya se ha producido una primera víctima: La Caja de Ahorros de Castilla-La Mancha -una entidad regional que se encontraba hace meses en serios problemas por un alto nivel de hipotecas y créditos impagos- ha sido intervenida ayer por el Banco de España, que anunció el reemplazo por sus propios funcionarios de los directivos de la institución.

Es la primera intervención de este tipo desde que, en 1993, el Banco de España se hizo cargo, en medio de un gigantesco escándalo, de Banesto, controlado por Mario Conde.

Una reunión extraordinaria del Consejo de Ministros aprobó inyectar 9.000 millones de euros a través de un aval para garantizar la situación de los depositantes y acreedores quienes, según el ministro de Economía Pedro Solbes, "pueden estar absolutamente tranquilos".

"Queremos lanzar un mensaje de tranquilidad a toda la sociedad y en particular a los clientes de Caja Castilla-La Mancha", afirmó la vicepresidenta del gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, al finalizar el Consejo de Ministros. A continuación el ministro Solbes ratificó que "el sistema financiero sigue siendo enormemente sólido por lo que estoy bastante tranquilo y no veo problemas inmediatos en otras entidades de ahorro".

La Caja va cumplir "todas sus obligaciones frente a depositantes y acreedores", insistió Solbes, quien proclamó que "no hay ningún agujero financiero" en la entidad y explicó que "sufre problemas de liquidez que sólo pueden ser resueltos a través de la financiación del Banco de España".

Funcionarios del gobierno y del Banco de España venían negociando con los directivos una fusión con la andaluza UniCaja pero, el viernes pasado, se opusieron a la operación tanto esta entidad como la Junta de Andalucía que gobierna la comunidad autónoma. La institución intervenida tiene una cartera de créditos por 19.356 millones de euros y sus depósitos suman 17.265 millones de euros, hoy garantizados por el Fondo de Garantía de Depósitos hasta un límite de 100.000 euros por cliente. Desde 1978, el fondo ha sido utilizado en la intervención de 27 bancos y 13 cajas de ahorros.

La institución se fundó en 1992 después de la fusión de las Cajas de Ahorro de Albacete, Cuenca, Ciudad Real y Toledo y el año pasado contaba con 582 sucursales en España, siete internacionales, 2.292 empleados y su obra social tenía recursos por 56,7 millones. Las plusvalías de las Cajas están destinadas a financiar a obras culturales y de importancia social.

El Banco de España emitió un comunicado, destacando que la resolución "se ha adoptado después de que no fructificaron las conversaciones mantenidas en las últimas semanas con objeto de encontrar una solución en el ámbito del Fondo de Garantía de Depósitos de las cajas de ahorros". Señala que "esta iniciativa era valorada de forma positiva por el Banco de España en la medida en que hubiera evitado la utilización de recursos públicos. El deterioro al que podía verse expuesta la entidad en caso de continuar la búsqueda de este tipo de soluciones ha hecho aconsejable la actuación del Banco de España para evitar que el resultado final pudiera resultar muy costoso para el contribuyente".

El comunicado añade que la medida del Banco de España "está plenamente en línea con los principios acordados en la moción aprobada en el Congreso de los Diputados el 17 de marzo sobre la estrategia de reestructuración del sistema financiero español".

Caja Castilla-La Mancha, precisa el documento, representa menos del 1 por ciento de los activos del sistema bancario español y el Banco de España "quiere insistir en que el sistema financiero español sigue siendo sólido, aunque no puede ser inmune a la crisis financiera internacional".

El ministro Solbes llamó ayer por teléfono al presidente del PP, Mariano Rajoy, para informarle de la decisión del Banco de España de intervenir la Caja. El funcionario ha conversado también con el líder de la oposición y le ha informado de la reunión extraordinaria que iba a mantener el Consejo de Ministros.

Comentá la nota