Por primera vez en cinco años cae la economía venezolana

Se contrajo 2,9%. El país, además, tiene la inflación más alta de la región con 23%.
La economía venezolana termina 2009 con una fuerte contracción de 2,9 por ciento, lo que puso final a cinco años de expansión. La otra mala noticia, según cifras del Banco Central de Venezuela difundidas ayer, es que la inflación alcanzó al 23 por ciento en el período, la más alta de la región.

El informe de fin de año del presidente del ente emisor, Nelson Merentes, resaltó que, de todos modos, la economía venezolana sigue resistiendo los embates de lo que describió como una profunda crisis global y destacó la lenta recuperación de los precios petroleros después del desplome por la dificultades internacional.

Pese a las complicaciones, destacó que los programas sociales del gobierno y de recuperación del ingreso de la población permitieron aminorar los niveles de pobreza crónica, que se redujeron de 20,2 a 11,8 por ciento. Parte de los programas también tuvieron que reducirse por la caída del fondeo.

La economía venezolana tenía cinco años con crecimiento sostenido de la mano de la expansión de los precios petroleros, la principal actividad económica del país. La caída de casi el tres por ciento tiene la importancia adicional psicológica de una reversión de la tendencia.

El Banco Central indicó que el menor nivel de actividad económica se observó particularmente en el sector petrolero, que se redujo en 6,1 por ciento, como consecuencia de los recortes de producción de la OPEP, en un contexto de debilidad de la demanda energética.

Las exportaciones de petróleo alcanzaron los 57.610 millones de dólares, un 35,3 por ciento inferiores a las de 2008, cuando llegaron a los 89.128 millones de dólares. Ello afectó a las ventas totales del país, que se situaron en 60.936 millones de dólares frente a los 95.138 millones de 2008, es decir una merma de 35,9 por ciento.

Las importaciones también se redujeron al pasar de los 49.482 millones de dólares en 2008 a 38.500 millones en el presente año, un 22,2 por ciento menos.

Pero el sector no petrolero, tampoco estuvo floreciente. La caída fue de 1,9%, arrastrado por la contracción de 7,2% de la actividad manufacturera y de 8,2% del comercio. Esa caída estuvo influida por la ruptura de los lazos comerciales con Colombia que ha sido históricamente la proveedora principal de mercaderías de primera necesidad, incluyendo alimentos. Venezuela buscó relevar esos suministros con proveedores más alejados como Argentina y Brasil.

En cuanto a la inflación, el país concluye el año por cuarta vez con el mayor indicador de la región. La tasa acumulada en el período es de 23 por ciento. Los cálculos privados, de todos modos, elevan la cifra del alza del costo de vida al doble del indicador oficial.

Según el Banco Central, los precios de los alimentos y bebidas no alcohólicas subieron en el año 18,3 por ciento, en comparación con el 36 por ciento en 2008. Respecto a los precios petroleros, señaló que bajaron 38,2 porciento en relación al nivel de 2008 por el deterioro de la economía global y la consecuente caída de la demanda.

"El esfuerzo coordinado de los países de la OPEP ha contribuido a restablecer el equilibrio del mercado. No obstante, los inventarios, que actualmente se ubican en 59,4 días de cobertura de demanda futura, están por encima del promedio de los últimos cinco años", indicó.

Ayer el petróleo subió 41 centavos a US$ 79,28 tras conocerse la caída de las reservas en los Estasdos Unidos.

Comentá la nota