En el primer semestre de 2009 el déficit fue de $ 96 millones.

Hasta el 30 de junio último ingresaron a la Provincia en concepto de fondos de libre disponibilidad 840 millones de pesos y el gasto en igual periodo ascendió a 936 millones de pesos. Es decir, se gastó un 11% más de lo que ingresó. El déficit del primer semestre es de poco más de 96 millones de pesos.
"No sólo nos preocupa, sino que estamos ocupados del problema", dice el ministro de Hacienda, Ricardo Guerra, para graficar la posición del Gobierno que en reiteradas oportunidades el propio gobernador Beder Herrera hizo pública en contacto con la prensa.

El objetivo es reducir al mínimo los márgenes de afectación que esta problemática puede tener en la comunidad, dijo el funcionario. El Gobierno tiene muchos compromisos en materia salarial, en la prestación de servicios básicos esenciales y tiene que atenderlos; esa es la prioridad y está garantizada, aseguró.

"En el marco de este diagnóstico hay un mensaje de tranquilidad para la comunidad riojana ya que los compromisos, sobre todo de programas alimentarios, los salarios, la cuestión social y los servicios básicos se van a seguir atendiendo, porque para eso se trabaja y se ocupa la gestión general: para que estas obligaciones no sufran alteraciones", afirmó el funcionario.

En ese contexto se basa la decisión del Gobernador de extremar la prudencia en el manejo de los recursos. En términos propios del jefe del Ejecutivo, eso es: "Estar sentado sobre la caja".

En el análisis de la situación, Guerra explicó que se viene de un periodo –-desde hace diez meses aproximadamente-- en el cual el contraste ingreso-egreso ha sido negativo y deficitario, en donde los gastos han sido mayores que los ingresos en términos mensuales, pero "no se ha resentido el normal funcionamiento del Estado, fundamentalmente en la atención de los sueldos y eso va a seguir así".

"Una buena administración hace que cuando existen excedentes se puedan reservar para los tiempos de baja recaudación y la población -–a quien uno tiene que responder-- no sufra, no sienta los efectos", argumentó.

En un artículo publicado en el diario Clarín, el matutino porteño resalta a la provincia de La Rioja entre las ocho mejor administradas del país. "Es el resultado de la gestión, de cuidar el gasto y priorizar los pagos salariales; no se trata que la Provincia tenga superávit, sino que se está haciendo una buena administración de los recursos que llegan vía coparticipación y extracoparticipación", explicó el ministro.

Y agregó: "Como provincia no estamos teniendo problemas, de hecho pagamos en tiempo y forma; inclusive, La Rioja ya afrontó el pago de la primera cuota del aguinaldo en forma adelantada, superó compromisos vinculados al desarrollo operativo de las elecciones legislativas del 28 de junio, donde no hubo mayor gasto por los comicios".

FOMENTO DE ACTIVIDADES

En la actualidad, todavía hay provincias que no pagaron el medio aguinaldo o lo van a afrontar en cuotas e incluso se están por endeudar fuertemente.

"En La Rioja no tenemos esa necesidad. Hemos realizado innumerables inversiones en infraestructura -–que a futuro se verán los resultados--, pero además estamos apoyando como una fuerte política de Estado al sector productivo local, más allá de la importancia de la gestión por la continuidad de los beneficios de la Promoción Industrial", explicó el titular de la cartera económica provincial.

En este aspecto, remarcó el concepto del Gobierno de fomentar el desarrollo de actividades genuinas. "También tenemos que pensar en productos nuestros, en la generación de nuevos empleos que redunden en sustento genuino para las familias riojanas, porque verdaderamente es allí donde está el futuro", dijo Guerra.

Sobre el apoyo y sostén del sector privado remarcó que es en ese ámbito donde se cimenta el desarrollo de una provincia y la generación de empleo genuino, ya que "el Estado puede dar empleo para contener, pero no se puede continuar ininterrumpidamente con una actitud asistencialista, porque a la larga habrá problemas".

En otro orden, se reconoce el proceso inflacionario que se da en el país, porque el propio Estado lo sufre al ser comprador de insumos y, además, hay conciencia de que eso afecta también al sector asalariado.

"Es una situación real, pero no podemos incrementar los compromisos salariales de manera desmesurada e irresponsable", aclaró Guerra recordando que el Gobierno provincial ya concedió aumentos en los sueldos estatales después de estar congelados durante varios años, prácticamente más de una década.

RECATEGORIZACIONES

En otro orden, destacó el proceso que está casi terminado y que responde a un viejo reclamo gremial y de los propios agentes públicos: las recategorizaciones. Según el funcionario, allí se buscó adoptar un criterio de equidad, analizando la antigüedad en el empleo y el grado de compromiso con la tarea que cumple y con el objetivo de terminar situaciones de empleados que permanecieron durante muchos años en las categorías más bajas.

La cuestión salarial absorbe prácticamente el total de los ingresos coparticipables, por eso la sustancial importancia de los fondos extracoparticipables que permiten atender además un sinnúmero de compromisos de orden social que forman parte del sustento de muchas familias riojanas.

Son alrededor de 70 mil personas las que son atendidas mensualmente por el Estado provincial en concepto de salarios, contratos, programas laborales y sociales. Todos los meses, entre el 1 y el 20, la Provincia vuelca efectivamente al circuito económico más de 100 millones de pesos. En junio, con el pago del aguinaldo, ese monto superó ampliamente los 130 millones de pesos.

ADMINISTRACIóN ORDENADA

Para el Gobierno, indicó el ministro, el pagar los salarios en tiempo y forma "es una regla básica y de oro" que no se puede alterar, pero el Estado no termina en eso, sino que debe atender los servicios básicos, la salud, la educación, la seguridad, entre otros. La presente situación provocada por la pandemia de la gripe A -–así como antes el Dengue-- también requirió el desembolso de importantes recursos.

Además, el Gobierno apoya al sector productivo, se realizan inversiones en infraestructura y obras públicas --entre ellas viviendas--, se atienden las demandas de los municipios que deben responder a sus propias problemáticas locales.

Toda esta situación es atendida con lo que se denominan recursos de libre disponibilidad, que son los ingresos por coparticipación, los fondos extracoparticipables y la recaudación de impuestos provinciales. Los dineros que provienen de la Nación con destino específico como por ejemplo para obras públicas, (viviendas, el hospital materno infantil, electrificación rural, Etc.) se respetan al centavo.

"En estos casos, hay periodos en que se producen demoras por parte de la Nación en girar esas partidas, pero no obstante, desde el Gobierno provincial lo estamos afrontando con recursos propios para que no se resienta la cadena de pagos, entre ellas atender la mano de obra local que aportan las empresas. Hasta el momento, la Provincia aportó más de 20 millones de pesos en ese concepto", reseñó el funcionario provincial.

Son recursos que la Provincia recupera cuando la Nación hace los giros correspondientes. Al Gobierno le interesa fundamentalmente que no se detenga la obra pública, como por ejemplo la construcción de viviendas, que es sustancial como parte de una política social.

También se está invirtiendo en infraestructura básica como lo es el desarrollo del Parque Eólico en el departamento Arauco, procurando una energía alternativa que le significará un aporte sustancial para el objetivo de un desarrollo agrícola industrial.

"Es fundamental crear una cadena en la que a partir de la generación de energía se pueda dotar a la producción del agua suficiente para el desarrollo provincial", indicó el ministro.

"No sólo estamos pagando sueldos, sino que procuramos una administración eficiente destinando recursos para el desarrollo social y productivo como parte de una gestión responsable de Gobierno. No es nada extraordinario, sino que cumplimos con nuestra obligación", afirmó.

Luego analizó que la crisis internacional tuvo un carácter bastante profundo. A fines del año pasado ya se notaba la baja en la recaudación de la renta nacional. El panorama es que continuará en cierto nivel la caída de los recursos que se reciben de la Nación porque el origen en definitiva son los impuestos y todavía existen algunos coletazos de la crisis que están afectando al país.

No obstante, opinó Guerra que "aparentemente, la crisis internacional está en una meseta, ahora se observa la luz al final del camino, percibiéndose que se viene recomponiendo la economía mundial, pero será un proceso lento, según la opinión de los observadores económicos".

PREVISIONES

Se están cumpliendo medianamente las metas previstas en el Presupuesto sancionado el año próximo pasado por la Legislatura provincial, ya que precisamente se tuvieron en cuenta algunas cuestiones imprevistas como la baja de ingresos nacionales, por ejemplo.

Hasta el 30 de junio último ingresaron a la Provincia en concepto de fondos de libre disponibilidad 840 millones de pesos y el gasto en igual periodo ascendió a 936 millones de pesos. Es decir, se gastó un 11% más de lo que ingresó. El déficit del primer semestre es de poco más de 96 millones de pesos.

El ministro señaló que "hay que tener en cuenta que ya se pagó la primera cuota del aguinaldo y no hubo ningún resentimiento en los compromisos que tuvo que afrontar el Estado porque apelamos a las reservas que son producto de un manejo prudente de las finanzas públicas" y agregó que ahora se procurará recomponer esas reservas para disponerlas en eventuales situaciones de emergencia en el futuro.

Si bien en los primeros seis meses de este año ingresaron en concepto de coparticipación federal pura 511 millones de pesos, la Provincia debió afrontar, en igual periodo, sólo en concepto salarial 615 millones de pesos, además de los gastos generados en la prestación de los servicios, funcionamiento del Estado provincial y de los municipios, anticipos financieros de obras, deuda pública, etc.

Aseguró que para lo que resta del ejercicio 2009 está garantizado el pago de los sueldos y la prestación de los servicios esenciales. "Procuraremos ser más estrictos en los gastos de funcionamiento, especialmente los que no son prioritarios, para tener un mayor control en el manejo de los recursos", dijo.

PRESUPUESTO 2010

El ministro Guerra adelantó también que se viene siguiendo atentamente la evolución de la economía internacional y en ese contexto la de nuestro país. En ese marco, se ha iniciado el proceso de formulación del Presupuesto para el próximo año para presentarlo en tiempo y forma ante la Legislatura para su tratamiento y posterior sanción.

Destacó como de suma importancia las gestiones para asegurar los recursos extracoparticipables y consideró un gran desafío el empeño del gobernador Beder Herrera en recuperar el punto de coparticipación federal que se perdió en 1988 y que a valores actuales significaría más de 600 millones de pesos.

De todas maneras, hoy la gestión urgente e inmediata del gobierno –-acompañado de los legisladores nacionales-- es incorporar en el Presupuesto del 2010, como mínimo, los 400 millones de pesos extracoparticipables.

DEUDA PúBLICA ACOTADA

En cuanto a la deuda pública provincial, el ministro informó que no supera los quinientos millones de pesos. Son deudas que datan desde hace muchos años, pero están totalmente ordenadas y controladas, lo que ha permitido tomar nuevos endeudamientos para atender infraestructura y al sector productivo.

FONDO FEDERAL SOLIDARIO

En cuanto a los recursos que recibe La Rioja provenientes de la recaudación que se genera por las retenciones a las exportaciones de la soja, dijo que estos fondos se están girando regularmente y que para su utilización "existe una reglamentación que ha previsto la Nación y por la cual debemos estar brindando información de manera permanente, porque (la Provincia) se está sujeto a auditoría". Tienen que ser destinados a inversiones en infraestructura sanitaria, educativa, vial, etc., y no se pueden usar en gastos salariales o de carácter social.

Desde abril -–mes en que se instrumentó este mecanismo en la Nación-- se está distribuyendo en forma mensual a todos los municipios (por pedido de los intendentes), salvo la capital que los recibe en forma diaria, el 30% del total que ingresa a la Provincia.

Desde que se inició la distribución del Fondo Federal Solidario hasta la actualidad, La Rioja recibió 29.700.000 pesos. Con la transferencia que se hará este lunes 3 de agosto, los municipios habrán recibido un total de 8.910.000 pesos, monto equivalente al 30% de lo que gira la Nación. El resto le corresponde a la Provincia que los está destinando a los fines previstos en la legislación nacional.

Comentá la nota