El primer paso de la reforma

"Ninguna reforma política es inocente. Siempre a alguien perjudica y a alguien beneficia, lo dicen hasta los más reconocidos constitucionalistas".
Un hombre del PJ confirma que detrás de todo cambio a las reglas electorales se persigue un interés. Y mientras el kirchnerismo apura modificaciones a nivel nacional, obediente, la Provincia transita por el mismo camino.

Internas abiertas, simultáneas y obligatorias; piso de afiliados para mantener la personería jurídica por parte de los partidos y un mínimo de tres por ciento de votos en la primaria para competir en la general son puntos coincidentes entre la normativa enviada al Congreso por Cristina Fernández y el proyecto que se prepara en el PJ bonaerense y después se pondrá a consideración de la oposición. En general, hay voluntad en otras fuerzas de discutir la iniciativa.

Además de eliminarse de hecho las listas espejo y colectoras (por la prohibición de presentarse por fuera del partido por el que se compitió en la interna), se busca prohibir que una misma persona compita por más de un cargo electivo.

También se estudian, y están en el borrador original al que accedió en exclusiva La Tecla, cuestiones propias de la legislación provincial. Por ejemplo, el reparto de cargos sería por el sistema D’Hont. Aplicar esta modalidad significaría un primer paso para instrumentar luego el sistema en la distribución de senadores y diputados en la Legislatura, para lo cual se estudia un cambio en la ley Electoral.

Por supuesto, no faltan las polémicas. Desde sectores de la oposición plantean incorporar límites a las reelecciones de intendentes y legisladores. Y el piso de afiliados para los partidos, que incluso algunos pretenden elevar, genera discusiones.

Los propios impulsores del cambio sostienen la necesidad de "buscar una normalización de los partidos políticos". En síntesis, el peronismo y el radicalismo esperan restablecer el statu quo que ellos mismos, por propia conveniencia o imposibilidad de acuerdos, afectaron desde fines de los ‘90.

El peronismo, por caso, comienza a obligar con los cambios a quienes se dicen adeptos al movimiento pero juegan afuera. "Se termina la excusa de que no hay internas", señalan desde el partido orgánico. En el PJ disidente ven otra realidad y un problema serio a resolver en breve: jugar adentro puede suponer la derrota, pero hacerlo afuera significará tener un partido con una cantidad importante de afiliados. En un momento de descreimiento generalizado hacia la política, conseguir afiliaciones es poco menos que una utopía.

Pasos apurados

Desde hace tiempo dan vueltas en la Provincia varias ideas con la intención de modificar el esquema electoral y, fundamentalmente, fortalecer a los partidos políticos, que son en definitiva las únicas organizaciones permitidas por la Constitución para competir en elecciones. Con la iniciativa de la ley nacional como respaldo, y con la necesidad política de acompañar ese proyecto con una normativa similar en Provincia, apareció la venia justa para avanzar.

Con una redacción presentada en la Legislatura por el senador Federico Scarabino (basada en la anterior ley de Internas Abiertas, la 12.915), más otro texto de la Unión Cívica Radical, y puntos tomados de la recientemente presentada ley nacional, se elaboró un primer borrador sobre el que se discute en la Comisión de Reforma Política del Partido Justicialista.

El apoderado Ulises Giménez está en la redacción fina del proyecto, y se lo ve transitar constantemente los pasillos del Senado provincial con permanentes visitas a los despachos de Scarabino y del vicegobernador, Alberto Balestrini. Desde el Ejecutivo la voz cantante la llevan el jefe de Gabinete, Alberto Pérez, y el subsecretario de reforma política, Isidoro Laso. A ellos encomendó el gobernador Scioli el seguimiento del asunto.

Por ahora sólo hay un borrador, pero ya con un refinado importante, y sólo faltarían detalles para terminar la obra antes de ser presentada al Consejo del PJ el martes 10, y luego a las fuerzas de la oposición. La intención es apurar los tiempos y meter cuanto antes el proyecto de ley en la Legislatura. En el oficialismo sueñan cerrar el año legislativo -antes del recambio en ambas Cámaras- con la mano alzada a favor de la nueva ley de Elecciones Primarias, Abiertas, Obligatorias y Simultáneas en la provincia de Buenos Aires.

Comentá la nota