Primer paso hacia la integración de una mesa de crisis

Mantener las fuentes laborales es la premisa. "La retracción se está notando", dijo el intendente. Los empresarios también serán convocados para sumarse a la tarea.
Sobre la necesidad de emprender acciones conjuntas para afrontar los efectos de la crisis económica mundial, coincidieron ayer el intendente municipal Cristian Breitenstein y varios de los principales referentes sindicales de la ciudad.

El encuentro, cumplido sobre el mediodía en el despacho del jefe comunal, sentó las bases para la conformación de una mesa de crisis que, junto a las autoridades municipales y de diversos niveles del Estado, congregará a empresarios y representantes gremiales para profundizar las evaluaciones de la problemática y diseñar programas.

El intendente indicó que dicha mesa es una idea compartida con el Concejo Deliberante que se espera instrumentar muy prontamente.

"Queremos cuidar el empleo y ver cómo nos adaptamos frente a las dificultades que están surgiendo, ya sea a través de las reconversiones de algunas actividades, la mayor inserción del Estado en la política pública de empleo y de los estímulos al sector empresarial", enumeró.

Tras la reunión, Breitenstein le dijo a este diario que resulta evidente que la retracción se advierte en varios sectores y, de acuerdo con los informes gremiales que ha recibido, se refirió a los portuarios, metalúrgicos, mecánicos y comerciales.

"Si bien hay un impulso en la obra pública que parecería equilibrarla, no es fácil remontar este tipo de situación", señaló el jefe comunal, quien considera que no hay certezas sobre los alcances de la crisis porque "aún reina la incertidumbre".

El intendente instó, desde el ámbito local, a cerrar redes para contener a los sectores sociales que puedan quedar afectados. "Para impedir, en la medida de lo posible, que se caigan los niveles de empleo, hay que consensuar políticas públicas con empresarios y trabajadores".

Breitenstein también destacó la preponderancia que tendrá la capacitación y la comunicación, por eso aludió a la Escuela Municipal de Oficios y al Club de Empleo que intermedia on-line entre la oferta y la demanda "porque debe asumirse que además de perderse, el trabajo también puede recuperarse".

La defensa de los puestos de empleo resultó el punto clave expuesto desde la conducción regional de la Confederación General del Trabajo (CGT), regularizada el 1 de diciembre del año pasado, cuyo titular, Humberto Monteros (Unión Obrera de la Construcción), no acudió a la reunión de la víspera por problemas de salud.

"Se habló cordial y sinceramente, con la idea de ver qué haremos para mitigar las consecuencias que pueden afectarnos. El intendente está preocupado ante distintas situaciones que pueden llegar a sufrirse en la ciudad y se comprometió a trabajar firmemente desde el punto político", afirmó Ricardo Ponce secretario adjunto de la CGT Regional Bahía Blanca y gremial de la conducción provincial del Sindicato Obreros Sanitaristas de Buenos Aires (SOSBA).

También consideró comprensible los temores de cesantías porque "si bien hasta ahora no nos llegó de lleno", en el plano internacional se padecen recesiones muy importantes y en varios países del Primer Mundo "se están echando trabajadores a diestra y siniestra".

El secretario adjunto de la CGT también resaltó el valor de la capacitación de los obreros ante las demandas de las nuevas tecnologías y de la función de las bolsas de trabajo. También aludió a distintos emprendimientos relacionados con la construcción que deberían sostener el pedido de mano obra en la ciudad.

"Las 1.500 viviendas que se licitarán este mes ocuparán a unos cuatro mil empleados y, además, están en marcha las redes del servicio cloacal e importantes proyectos de obras hídricas y de infraestructura local y regional", señaló.

Sergio Paladino, representante municipal en el Ente Zona Franca Bahía Blanca-Coronel Rosales; el secretario de Promoción Social, Ariel Zaballa, y el director de la Escuela Municipal de Formación Laboral, Fabián Maurer, tomaron parte de la reunión de ayer junto dirigentes de la Asociación Empleados de Comercio, de la construcción, Luz y Fuerza, marítimos, mecánicos y, entre otros de la Unión Recibidores de Granos.

Inminentes noticias para los pescadores

"Se viene trabajando intensamente y en los últimos días hemos mantuvimos tres encuentros. No queremos esperar al último momento para lograr las soluciones", dijo ayer el intendente respecto de los pescadores artesanales de Ingeniero White.

Breitenstein estimó que entre lo que falta de esta semana y la que viene surgirán importantes definiciones sobre la posibilidad de pescar en la zona de Riacho Azul, una cuestión muy significativa dentro del acuerdo logrado la semana pasada.

En reclamo de un subsidio que les permita paliar la falta de captura, entre el lunes 26 de enero y el jueves pasado, los pescadores cortaron el pasaje de buques por el estuario.

El conflicto se destrabó tras las gestiones que el jefe comunal y el presidente del Consorcio de Gestión del Puerto, Jorge Otharán, emprendieron personalmente en La Plata.

El gobernador Daniel Scioli, quien comprometió todo su apoyo a la actividad pesquera artesanal mediante un programa de reconversión productiva en el puerto de whitense, decidió abrir un espacio de diálogo por 60 días para tomar las medidas tendientes a promover beneficios. Las acciones están dirigidas al mejoramiento de las lanchas, la asignación de nuevos espacios para la pesca y de beneficios jubilatorios.

Comentá la nota