El primer objetivo de Duhalde: reconquistar el PJ bonaerense

El primer objetivo de Duhalde: reconquistar el PJ bonaerense
Lo ve como el inicio para reconstruir el partido. Aunque cree que en 2011 ganará un opositor.
Por estos días, Eduardo Duhalde juega su propio juego de las cajas chinas. Hizo público su anhelo más grande, el de constituirse en un estadista capaz de articular grandes consensos nacionales. Pero está convencido de que sólo podrá alcanzar aquello a partir de la reconstrucción de un fuerte bipartidismo peronista y radical. Y a su vez, siente que necesita, antes, desplazar al kirchnerismo del PJ. "En realidad, lo único que le que queda a Kirchner es el control del conurbano con su billetera", se sincera ante los suyos. Y ahí aparece entonces, la primera caja que está dispuesto a abrir en persona: la del PJ bonaerense.

Por eso, antes de viajar esta semana a España y Brasil para reunirse con Felipe González y con Lula (que prologarán los dos libros que está terminando) se reunió ayer en la Quinta de San Vicente con un centenar de dirigentes de La Matanza para dar el puntapié de la Confederación de Agrupaciones Peronistas bonaerense.

Ya venía entusiasmando con esa idea a los que lo visitan en la sede del Movimiento Productivo. Ponía como ejemplo las agrupaciones que lanzaron en las últimas semanas Gerónimo Venegas, Luis Barrionuevo y hasta la de Hugo Moyano. Es que Duhalde confía en volver a juntar al sindicalismo peronista y no excluye, ni mucho menos, al camionero.

Los "gordos" Oscar Lezcano y José Pedraza lo vieron tan entusiasmado al "Negro" que se marcharon de su oficina convencidos de que quiere volver a ser presidente. Lo mismo fogonean otros duhaldistas más duhaldistas que Duhalde. El repite que ese tiempo ya pasó y "apenas" pretende liderar la reconstrucción del justicialismo y aportar a un país menos crispado. Así se lo dejó en claro a Ricardo Alfonsín y Mario Brodersohn, que entraron a su oficina cuando salían Lezcano y Pedraza.

En privado, el ex presidente advierte que, por culpa de Néstor Kirchner, el PJ es una "cáscara vacía". Mientras, aspira a concentrar en la Confederación una masa crítica de congresales que le permita convocar a un congreso nacional para elegir nuevas autoridades partidarias. Habló de ésto con todos los gobernadores peronistas y confía en que, llegado el momento, se animarán a dar el salto.

Ya sin el control de la burocracia partidaria, no le preocupa que Kirchner dispute la interna para elegir candidato presidencial de cara a 2011. Y hasta que lo haga un Mauricio Macri que tampoco es de su agrado. "Que se gane al peronismo desde adentro, si quiere", le comunicó a través de un emisario.

Ya en ese escenario, si Carlos Reutemman vuelve a desertar y ante la carencia de otra figura de peso, algunos especulan con que terminará aceptando la candidatura. Pero él insiste en que prefiere "una figura con proyección futura", aunque se pierda. Es que Duhalde está convencido de que será casi imposible para un peronista ganar en 2011. Y cree que su mejor aporte al país será colaborar, desde la oposición, a acabar con el mito de que los radicales no pueden gobernar. Ese sueño está en la última caja.

Comentá la nota